Seguinos

Columna LN

Milei, la cacerola de 2023

La gran novedad de esta semana es que un outsider, en el que hace dos meses atrás nadie pensaba como posible integrante de un balotaje, tiene chances de ser presidente.

Publicado

el

30 de abril de 2023

Ir a notas de Laura Di Marco

Laura Di Marco

PARA LA NACION

No es el candidato más probable -ese podio aún los tienen los postulantes de Juntos por el Cambio- pero hoy sí es un candidato posible.

Ese outsider, con apenas ocho diputados, se llama Javier Milei, al que tanto Mauricio Macri como Cristina Kirchner no solo están legitimando, sino incluso lo subieron al ring esta semana. Macri y Cristina devinieron en punteros de Milei. ¿Parece exagerado?

El año pasado Macri dijo que votaría a Milei y hace unos días, en una entrevista, vaticinó que el libertario podría ingresar al balotaje. Cuando Macri lo mete en el balotaje está potenciando el efecto “carro del triunfador”.

Esto está estudiado por los consultores: si yo digo que alguien va ganando se convierte en una alternativa “enviagrada”. Me tienta votar al ganador.

Cristina también lo subió al podio esta semana, desafiándolo con dos de sus ideas más potentes, que se convirtieron en la discusión sobre la que gira la campaña: dolarización y casta. ¿Por qué Cristina le pega a Milei y, de ese modo, le sube el precio?

Milei le roba votos tanto a Juntos por el Cambio como al kirchnerismo, aunque, si vamos a los números, es cierto que pareciera lastimar más a la oposición del viejo Cambiemos.

Según la consultora Synopsis, de Lucas Romero, por cada tres votos que le quita a Juntos por el Cambio, le quita uno al Frente de Todos. Pero hay otras consultoras que ven a un Milei quitándole tajadas a todos y todas y, lo más extraño, a un sistema político trabajando para él.

Juan Germano, de la consultora Isonomía, aporta otro dato. Hace un año y medio, cuando Milei medía 5 o 6% sus votantes eran de la derecha liberal que había salido del clóset. En cambio, cuando hace ocho meses llegó a un 10 o 20% ya atrapaba votantes cambiemitas.

Pero ahora, que ronda el 20%, es indudable que está atrayendo a votantes del Frente de Todos. Jóvenes de barrios vulnerables que antes votaron al kirchnerismo y que sienten que ese espacio no hizo nada por ellos. Es más, los empeoró.

Los votos que Milei recoge hoy en La Matanza, Morón, Avellaneda o Merlo no son de la derecha liberal. Son de gente desencantada. De jóvenes desesperanzados. Lo que va cambiando en Milei, que crece por oleadas, es la composición demográfica de su voto. Hay datos reveladores.

La mitad de los que votan en la argentina tiene menos de 40 años. El 90% de los votantes de Milei tiene menos de 50 años. Es más, según Alejandro Catterberg, de Poliarquía, el 53% de los que votan al líder libertario tiene menos de 30 años.

La pregunta del millón es: ¿tiene realmente chances Milei de ser el próximo presidente de la Argentina o, como dicen algunos encuestadores, es la cacerola del 2023?

Si se miran las encuestas y la trayectoria de la oposición, el ganador más probable es Juntos por el Cambio, a pesar la canibalización interna. Por muchas razones. Hay dos en particular. Vienen cosechando un 40 por ciento de los votos en las últimas tres elecciones. Además, hay una identificación cultural básicamente de las clases medias.

Este viernes se juntaron los candidatos de Pro en la casona de Mauricio Macri, en San Isidro. Se sacaron una foto de unidad. Muy unidos no se los veía, pero, lo que dejaron trascender, es que están callados -y prefieren permanecer así- porque están consensuando adentro.

Hacen bien. Si no se ordenan, siguen trabajando para Milei, sobre todo cuando Patricia Bullrich no para elogiarlo. Más todavía: Macri llegó a decir el año pasado que votaría por Milei.

No obstante, quedan preguntas abiertas en torno a Cristina. ¿Querrá ella levantar a Milei para dividir el voto no peronista en la provincia de Buenos Aires y así minar las chances de Juntos por el Cambio? Es una posibilidad. Eso es lo que piensa Mariel Fornoni, de la consultora Management and Fit.

Surge otra novedad. Lo que está dividido en la Argentina ahora es el no peronismo. Una Argentina en donde lo que se rompió es la esperanza. Milei es el candidato de los desencantados. De los desesperanzados. De los jóvenes a los cuáles nadie les ha mejorado la vida.

Los consultores tienen algunos consensos sobre este outsider que mueve el avispero. La campaña de Milei es genial, pero la debilidad es él mismo. Milei es el peor enemigo de Milei cuando propone un mercado para vender órganos o la libre portación de armas.

La campaña de Milei es más inteligente que su propio candidato. Este es un resumen de los encuestadores que están midiendo este fenómeno. Milei está obligando a todos a hablar de su agenda: la dolarización, los privilegios de la política, y la llamada “casta”.

¿Qué dice la gente en los focus group? Algo bastante lógico: “Voté al kirchnerismo, me fue mal. Voté a Macri, no me funcionó. Y bueno, voto a este que por lo menos no tiene prontuario político”. Pasado versus no pasado, podríamos decir.

¿Qué dice el propio Milei? El está de acuerdo con que es la cacerola de 2023, pero con una diferencia. Hoy hay una canalización política que, según Milei, sería él mismo.

La legisladora Ofelia Fernández, del Frente de Todos, dijo algo muy interesante en estos días: “Nosotros les prometimos a los jóvenes que le íbamos a cambiar la vida y se la empeoramos. Deberíamos hacer una autocrítica”. Los jóvenes son quiénes definen las elecciones en la Argentina.

Lo curioso, de todas maneras, es que en la clase magistral que Cristina ofreció en La Plata, se centró en la gran propuesta de Milei: la dolarización. Dijo que esta medida era peor que la convertilidad de Cavallo, al que ubicó en el arco de la derecha maldita.

Sin embargo, cuando se mira la historia reciente ves que los Kirchner, que fueron muy menemistas en los noventa, elogiaban mucho a Cavallo. De hecho, Néstor Kirchner sentía gran admiración por él. Fue después de una discusión económica en el Consejo Federal de Inversiones, en la que Cavallo lo dejó mal parado, que el santacruceño se puso a estudiar economía.

Llegó a su casa y le dijo a Cristina: “Cavallo me destrozó. Es la última vez que lo hace”. Es llamativo analizar cómo fue cambiando de pensamiento cristina a lo largo de los años con respecto a lo que hoy llama “derecha liberal”.

La crisis de las dos coaliciones favorece a Milei. ¿Puede ser Sergio Massa el candidato de la unidad del peronismo con un 8% de inflación mensual y un 104% anual? Algunos intendentes comentan que puede haber otro candidato de unidad: Gabriel Katopodis.

Si la crisis económica empeora, ¿Milei tiene más o menos chances? ¿Hay voto vergonzante al líder libertario o es al revés? ¿Hay gente que amenaza con votar a Milei, como la protesta de la cacerola, pero a la hora de la verdad optaría por algún candidato más conservador?

Todo es incierto en un escenario que cambia minuto a minuto y en donde nadie está convencido que la foto de hoy sea la que se termine proyectando en las Paso o las generales. Más aún, quizá lo que se proyecte es todo lo contrario.

Laura Di Marco

Seguir leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columna LN

Entre matones de autos blindados y golpistas pochocleros

Publicado

el

24 de enero de 2024

Ir a notas de Laura Di Marco

Laura Di Marco

PARA LA NACION

A 44 días de haber sido elegido por 14 millones de argentinos, Javier Milei afrontó ayer el primer paro de una CGT que permaneció cuatro años en estado vegetativo –1700 días para ser más exactos–, mientras la inflación del 200% devoraba los ingresos formales y, mucho más vorazmente, los informales. El último paro de estos extraños ejemplares fue el 29 de mayo de 2019, durante el gobierno de Macri. Obvio.

Un gráfico del economista Fernando Marull detalla la foto cruda de la caída del salario real: desde 2016, los ingresos informales han perdido el 56% de su poder adquisitivo. Hablamos de la orfandad económica de la mitad de los argentinos que trabajan y que no pueden darse el lujo de las paritarias, como sí lo hace la oligarquía sindical.

Es que el abominable mercado viene haciendo el ajuste por su cuenta desde hace rato, un detalle que se le escapa a Pablo Moyano, devenido matón. Ayer, el más violento de los Moyano no tuvo mejor idea que amenazar con tirar al Riachuelo al ministro de Economía de un gobierno que fue votado para arreglar el descalabro que agudizó su propio candidato presidencial. Sergio Massa agregó, en apenas un año de gestión, casi tres millones de nuevos pobres. También Hugo Yasky justificó los 1700 días de silencio de sus compañeros con el desopilante argumento de que, durante el gobierno de Alberto, había paritarias y empleo.

Como dirían los libertarios: no la ven. ¿O será que no la quieren ver? Otro que no la ve o que no la quiere ver es el “golpista pochoclero” Pepe Albistur. O el pope sindical Héctor Daer, que también amenazó con escrachar a los diputados que aprueben la ley ómnibus o el DNU, desde la comodidad de su Audi.

Audi y Daer reproducidos al infinito por las redes sociales, una de las auténticas llaves del cambio. Cuando posteó la foto, Nik, el dibujante de Gaturro, se preguntó: ¿cómo hacen los sindicalistas para andar en autos de 120.000 dólares? Ni en sus sueños más revolucionarios Alfonsín habría podido imaginar lo fácil que puede ser exponer a la Argentina corporativa, a través de imágenes en X, Facebook, TikTok o Instagram.

De hecho, lo que no lograron Alfonsín ni Macri probablemente lo logre el tiempo. El tiempo y una nueva generación de argentinos que percibe a la vieja casta sindical como quien observa una antigualla de la Segunda Guerra Mundial. Dinosaurios pronunciando palabras que no entienden. Matones confiando en un poder extorsivo que se les esfuma. Millonarios a caballo de una revolución tecnológica que les roba, a tajadas, rebanadas de influencia. Lo “viejo” no está en su edad sino en su mentalidad.

Y, sin embargo, los viejos jerarcas mantienen sus privilegios. Durante el gobierno de Macri se trabajó políticamente para que los Moyano de la vida presentaran declaraciones juradas. No lo lograron. ¿La excusa legal? Aunque manejan millones de sus afiliados, no son funcionarios públicos. Pasado en limpio: si se enriquecen y no lo pueden justificar, no es delito. A lo sumo, y como cualquier ciudadano, afrontarán problemas impositivos. Hay varias causas, pero ninguna condena, por lo que todos sospechamos: la mayoría de los líderes sindicales –sobre todo, los que desde hace décadas están sentados en sus poltronas– son proveedores de sus propios sindicatos, a través de empresas gerenciadas por testaferros: a veces, incluso, por sus propias esposas. Hay algunos que hasta son dueños de diarios y canales de televisión.

Asistimos a un mundo nuevo que puja por nacer, mientras que el viejo no termina de morir. Un ejemplo: solía decirse que un presidente necesitaba 100 millones de dólares para llegar a la Casa Rosada y un enorme aparato. La llegada de Milei al poder desmintió esa máxima. Hay “verdades” consagradas de un viejo paradigma que deberían revisarse. De nuevo, no se trata de Milei sino de un cambio más global y profundo, aunque cambio no siempre signifique algo bueno. De hecho, no lo sabemos.

Otro ejemplo: el “golpista pochoclero” fue denunciado dos veces por su provocador video desde una reposera en Cariló. Primero lo hizo el abogado penalista Jorge Monastersky y luego una ciudadana de a pie, que simplemente entró a Comodoro Py y lo denunció por incitación a la violencia. Argumentó que Albistur no es un ciudadano común sino un publicista del peronismo, al que le ha ido muy bien, y que además conoce el poder de fuego de las palabras. La causa tramita en el juzgado de Ercolini.

El sonoro silencio de Kicillof ante el aberrante asesinato de Uma, hija de un custodio de Patricia Bullrich, no le impidió protestar en la movilización de la CGT. Fue tranquilo, a pesar de que en los últimos diez días se cometieron diez asesinatos en la provincia que gobierna. Kicillof llegó con increíbles laderos, entre ellos el Cuervo Larroque, que esta semana tuvo una brillante idea: colocar una pileta en una cárcel de Virrey del Pino desde donde los propios presos se grabaron, disfrutándola, con sus teléfonos celulares. Argentina, no la entenderías.

Laura Di Marco

Seguir leyendo

Columna LN

¿Hay que temerle a Milei? Claroscuros de un presidente atípico

Publicado

el

11 de enero de 202400:17

Ir a notas de Laura Di Marco

Laura Di Marco

PARA LA NACION

“A mí no tienen que evaluarme con un político tradicional”, le decía, pacíficamente, Javier Milei esta semana a una periodista con la que tiene trato diario, en la Casa Rosada. Lo dice en la misma semana en la que estalló desproporcionadamente contra otra periodista, a raíz de una información errónea sobre sus perros, un punto de extrema sensibilidad para él, aunque una minucia en medio del maremoto de urgencias en el está embarcada la Argentina. ¿Quién de los dos es Milei? Ambos, tal vez.

Hacía muchos años que los argentinos no discutíamos temas tan profundos y sensibles como los contenidos en los más mil artículos que, entre la Ley Ómnibus y el DNU, Milei envió a un Congreso poco entrenado para esta gimnasia de alto rendimiento. Una clase política mareada por la derrota, a la que le dieron vuelta de golpe el escenario. Un giro que reconfiguró, incluso, al propio Congreso: topadora Milei eliminó de un plumazo la grieta K-anti K, que dominó al Parlamento durante las últimas dos décadas. Ahora, hasta se los ve a los legisladores trabajando a full, en pleno enero. Primer triunfo de la motosierra: la “casta” se quedó sin vacaciones.

Desde esta semana, el plenario en Diputados está cruzado por gritos, reproches, pero también con debates sobre asuntos medulares, en un abanico que va desde modificaciones en la educación -como la exigencia de un examen al finalizar la secundaria o la habilitación de los padres para que supervisen las notas de sus hijos- hasta la Ley de Pesca. Desde un proyecto de defensa de la competencia -una herramienta orientada a corregir la distorsión de los oligopolios- hasta los privilegios de la industria farmacéutica o de la casta sindical.

“Cada cosa que toca es un tongo”, afirma un dirigente que almorzó recientemente con Milei. Y agrega: “no va a bajar sus banderas esenciales, aunque al programa que le armó Sturzenegger lo va a tamizar con la política. No se va arriesgar a que todo fracase por no ceder en temas secundarios”. Ese es uno de sus problemas: mezclar lo esencial con lo accesorio.

En el grupo más cercano al presidente ronda el fantasma del fracaso de Ley Mucci, un proyecto de democratización sindical desbaratado por el peronismo, en los albores de la primavera democrática. La obsesión de Milei es, claramente, la reforma económica y, en ese plano, afirman quiénes hablan con él, está dispuesto a morir con las botas puestas.

La excentricidad del personaje atrae a la prensa del mundo, tanto o más que, en su momento de gloria, lo hacía Cristina Kirchner. Un equipo francés esta grabando en Buenos Aires un documental sobre el libertario para la TV nacional francesa. “Milei es una telenovela. Huele a drama”, afirma Robin Milner, uno de sus productores. Las primeras imágenes que llegaron a su país del nuevo presidente fue la de un outsider con pelo enrevesado, que conectaba fuerte con la sociedad, blandiendo una motosierra en medio de una multitud. “Eso nos asustó, pero a la vez nos generó mucha curiosidad”, afirma el francés, quien compara a Milei con la ultraderechista Marine Le Pen.

¿Será una comparación acertada o, como dice el propio Milei, habrá que abandonar las categorías clásicas de la política, como las europeas, para analizarlo?

Una postal de esta semana revela la magnitud del cambio. El flamante secretario de Integración Socio Urbana (Sisu), Sebastián Pareja, estrecho ladero libertario, le anunciaba a la tropa de Juan Grabois la caída de sus contratos. Cuando en la era Macri, sus funcionarios quisieron aplicar la motosierra gradualista en territorio piquetero, no pocos terminaron físicamente enfermos. Un tema del que se habla poco.

¿Hay que temerle a Milei?

Si al libertario le agarran ataques de furia por la red X y arremete contra periodistas, Néstor y Cristina financiaban escraches en medios del Estado, con programas corrosivos como 6,7,8; perseguían a medios con la AFIP y no dudaban en usar el aparato cultural, que alimentaban con dinero del Estado -o sea, de todos- para asociar a la prensa crítica con la última dictadura. Al lado de la perversidad orquestada por el matrimonio patagónico contra opositores y medios -uno de sus blancos predilectos-, los desbordes del nuevo presidente parecen, más bien y por ahora (habría que subrayar el “por ahora”), pataletas solitarias de su costado más infantil. Allí donde en Milei hay berrinches contra la “casta” o la prensa, en los Kirchner había una aceitada escuela de cálculo y estrategia.

Aunque con un final completamente incierto, la excentricidad del personaje logró lo que ninguna fuerza opositora había podido: poner en debate, incluso en sectores populares, ochenta años de populismo en la Argentina y disparar, en el Congreso, uno de los debates democráticos más ricos de los últimos cuarenta años.

Laura Di Marco

Seguir leyendo

Columna LN

Cristina Pérez anunció que deja el noticiero de Telefe: “Es hora de renacer”

Publicado

el

La periodista se refirió a la designación de Luis Petri, su pareja, como ministro de Defensa de la Nación y habló de su futuro profesional

9 de diciembre de 2023

LA NACION

Tras dos décadas de formar una de las duplas más exitosas de la televisión argentina, Cristina Pérez anunció que dejará de conducir junto a Rodolfo Barili Noticias a las 20 (Telefe). La conductora contó la noticia este sábado en La Trama (LN+), en el marco de una entrevista mientras presentaba su libro “Tiempo de renacer”.

LAS PRIMERAS FOTOS DE NICOLE NEUMANN EMBARAZADA

En el momento en el que le consultaron sobre cómo veía a su pareja, Luis Petri, como ministro de Defensa en la presidencia de Javier Milei, la periodista expresó: “Aquí con la salvedad de que tengo un vínculo personal con Luis, él es una persona obsesiva en formarse en los temas y desde que lo designaron se está formando profundamente en hacerse un plan de trabajo. Él es experto en seguridad, con lo cual no son temas novedosos para él, pero por supuesto acá también tenemos que esperar el plan grande”.

Cristina Perez anuncio que deja el noticiero de Telefe: "Es hora de renacer"

En ese sentido, una de las panelistas la interrumpió y le preguntó: “Perdoname que me meta, pero las colegas mujeres tenemos una duda ¿Cómo vas a llevar tu profesión con un ministro…”. Mientras terminaba de reformular la pregunta, Pérez la interrumpió y, entre risas, lanzó: “Pensé que me ibas a decir que era guapo”. “Que además es muy guapo”, siguió la periodista y terminó: “Con un ministro que va a ser protagonista, no va a ser un funcionario menor”.

Presentación del libro de Cristina Pérez
Presentación del libro de Cristina PérezRS Fotos

“Este proceso lo tengo hecho, porque la cuestión me vino como un dilema cuando lo eligieron como precandidato a vicepresidente, y yo traté de tomarlo como una oportunidad. Entonces para mí va a ser intentar cosas que antes no me hubieran dejado intentar, porque el noticiero, a diferencia de un programa de opinión personal que lleva mi nombre, busca otras distancias. Ahora estamos hablando con el canal de un programa para mí el año que viene”, manifestó.

CUÁL ES EL RETOQUE ESTÉTICO ÍNTIMO QUE SE REALIZÓ BENJAMÍN VICUÑA Y QUE QUEDÓ AL DESCUBIERTO

En esa línea, Laura Di Marco le preguntó si iba a reperfilar su rol. “Sí, voy a reperfilar”, contestó, con seguridad y la conductora del ciclo celebró la primicia. Ante las preguntas sobre de qué tratará el programa en el que estará, comentó: “Estamos viendo. Por supuesto que también están algunos trabajos especiales que estoy haciendo para el noticiero, así que yo lo vivo como una oportunidad. A parte hace treinta y pico de años que hago noticiero”.

Presentación del libro de Cristina Pérez, "Tiempo de renacer"
Presentación del libro de Cristina Pérez, “Tiempo de renacer”RS Fotos

Buscando una respuesta concreta, Di Marco repreguntó: “Entonces, ¿vas a dejar el noticiero?”. “Hoy sí. Esto es nuevito, pero es así”, aseguró y la comunicadora indagó: “¿El programa es político o no es político?”. “No te puedo decir de qué va a ser porque si no me matan, pero también es tiempo de renacer, como mi libro”, señaló y mostró la tapa de su libro.

El mensaje de Cristina Pérez tras la designación de Luis Petri como ministro de Defensa

El 4 de diciembre, el presidente electo, Javier Milei emitió un comunicado de prensa con el que anunció a Luis Petri como ministro de Defensa de la Nación y su mujer no tardó en felicitarlo en público.

El mensaje de Cristina Pérez hacia Luis Petri por su designación como ministro de Defensa de la nación (Foto: capturaX/@Cris_noticias)
El mensaje de Cristina Pérez hacia Luis Petri por su designación como ministro de Defensa de la nación (Foto: capturaX/@Cris_noticias)

Pérez utilizó su cuenta de X (antes Twitter), para replicar aquel mensaje y escribirle unas sentidas palabras. “Esta vez no hablo como periodista. Quiero felicitar a mi marido @luispetri por su designación como ministro de Defensa en el gobierno del Presidente Milei. Sé que su profunda vocación política, su incansable preparación y su honestidad lo guiarán en el servicio público. Te amo, mi amor”, expresó.

LA NACION

Seguir leyendo

Trending