Seguinos

Columna LN

Laboratorio Uruguay: Gildo, la pobreza y el exilio de las elites

La Argentina necesita de “buenos ejemplos visibles”, pensaba el politólogo Guillermo O’Donnell. Y tal vez, en esa frase dicha al pasar resida el nudo de nuestras desgracias. Porque lo que hoy brilla son los contraejemplos, asociados con nuestra decadencia. Gildo Insfrán y la corporación de los Moyano son, tal vez, los contraejemplos más icónicos de un país que ha multiplicado su pobreza por 10 en los últimos 30 años.

Publicado

el

4 de mayo de 2023

Ir a notas de Laura Di Marco

Laura Di Marco

Hace 35 años que Insfrán controla los destinos de uno de los feudos más pobres y atrasados de la Argentina. Declarado enemigo de la idea de progreso, fue destacado como el mejor gobernador del país por el Presidente. Vacunado vip, Hugo Moyano, boicoteador serial de los gobiernos democráticos no peronistas, también fue premiado por Fernández, quien, incluso en plena cuarentena estricta, organizó un asado en su honor y el de su familia, en la quinta de Olivos. Cualquier conexión con el film El irlandés es mera coincidencia.

Insfrán fue protagonista de una las frases más brutales de la semana contra los porteños “hijos de su madre”, que siempre “están mirando a Europa”. Meses atrás, siempre honrando el diálogo democrático, los había llamado “zánganos”. Pero la verdad es que ni los porteños ni los argentinos que innovan y producen, diseminados a lo largo del país, están pensando en Europa. Adonde sí están mirando es al otro lado del río, a Uruguay, y allí se instalan. ¿Por qué?

Este es el tema que abordan en su último libro María Eugenia Estenssoro y Silvia Naishtat: Laboratorio Uruguay, el pequeño gigante que sorprende en América Latina. Se trata de dos autoras proactivas dedicadas a investigar el vaso medio lleno. Es decir, los buenos ejemplos visibles y los países que funcionan.

Ya en 2017 Estenssoro y Naishtat habían escrito Argentina innovadora. Allí habían puesto el foco en la generación dorada, esos jóvenes emprendedores creadores de multinacionales tecnológicas, en la poscrisis de 2001. Algunas de esas exploraciones fueron los casos de Marcos Galperín, dueño de Mercado Libre; Martín Migoya, de Globant; Roberto Souviron, uno de los creadores de Despegar; OLX, de Alejandro Oxenford, y, la más reciente, Satelogic, de Emiliano Kargieman.

Sin embargo, con el tiempo, y el advenimiento del cuarto gobierno kirchnerista, todos ellos y sus empresas terminaron emigrando. La mayoría, a Uruguay.

Pero ¿por qué a Uruguay? De ese hilo empezaron a tirar las autoras. “Teníamos a los Messi de la tecnología y los expulsamos, ¿por qué?”, fue el disparador que planteó Estenssoro. El caso de Satelogic es muy ilustrativo. Fundada en 2010, la compañía, que fabrica satélites del tamaño de una cocina, fue incubada en Invap, una empresa estatal radicada en Bariloche que fabrica reactores nucleares, aunque los diseña en el exterior.

¿Qué le pasó a Kargieman, matemático formado en la UBA? El 75% de sus insumos depende de la importación y se topó con el cepo de Cristina. Además, necesitaba exportar porque los satélites se lanzan desde Estados Unidos, Guyana, China. Finalmente llegó a necesitar la firma de cinco ministros para que su empresa pudiera seguir existiendo. Decidió mudarla a la zona franca de Montevideo.

Estenssoro y Naishtat dan con una tesis inquietante. Si bien los argentinos hemos sufrido varios exilios a lo largo de la historia, como el de la clase media pauperizada en 2001 o el político, durante la dictadura, lo que nunca se había producido es este otro fenómeno: la huida de las elites económicas, como ya había sucedido en Venezuela.

¿Las razones? El discurso antiempresario, sentirse perseguidos y “escrachados” –como el caso de Pablo Moyano con Galperín–, la presión impositiva que roza lo confiscatorio, la supervivencia de sus empresas, la carencia de una visión de futuro, el contexto político. Como afirma el politólogo uruguayo Gerardo Caetano: ni el peronismo ni los liderazgos mesiánicos jamás podrían haber tenido lugar en el Uruguay porque, desde su fundación, su matriz fue republicana, liberal y laica. El resultado, según The Economist, es que el pequeño gigante rankea en el lugar número 11 entre las democracias más plenas del mundo.

“Se nos fue la generación dorada de la Argentina –dice Naishtat– y esto nos hace acordar a la fuga de cerebros que sucedió durante la dictadura de Onganía, cuando fueron expulsados (César) Milstein y (Manuel) Sadovsky”. Una fuga de cerebros que terminó obturando el desarrollo de la Argentina. También con la excusa de la ideología, aunque en los años 60, se los expulsaba porque aquellos científicos eran, supuestamente, de izquierda y estos emprendedores son, supuestamente, de derecha. O, para resumirlo en el lenguaje presidencial: de la “derecha maldita”.

El exilio de las elites argentinas se da en un tiempo en el que dos viejos enemigos, Julio María Sanguinetti y Pepe Mujica, decidieron dialogar juntos en un libro, como actuales adversarios, en el que demuestran que la izquierda y la derecha pueden convivir sanamente, en el marco de un sistema que no demoniza al otro por pensar diferente.

Laura Di Marco

Seguir leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columna LN

Los casos Brieger, Rakauskas y Alice Munro: la lenta agonía del “no te metás”

Publicado

el

PARA LA NACION

Alice Munro, rozada por una denuncia que conmueve al mundo literario
Alice Munro, rozada por una denuncia que conmueve al mundo literario.

Un atardecer del 21 de abril de 2003, la adolescente Lucila Yaconis, hija de Isabel –una de las Madre del Dolor– moría asesinada intentando evitar un ataque sexual. Sucedió en un cruce de las vías del ferrocarril Mitre. Más de veinte años después, el crimen aún sigue impune. Pero tal vez lo más espeluznante de aquel asesinato es que dos personas podrían haberlo evitado, aunque eligieron no meterse en lo que consideraron un “tema personal”.

Uno de los que podrían haberle salvado la vida a Lucila era un técnico de ascensores, cuya oficina quedaba justo sobre el terraplén del ferrocarril. El hombre escuchó los gritos de una chica en la oscuridad y, al salir, vio una pareja que se revolcaba sobre la tierra, como si estuvieran peleando: eran Lucila y su agresor. “¿Qué pasa, che, qué son esos gritos?”, preguntó. “Tranquilo, jefe, no pasa nada Estoy con mi novia”, le contestó el asesino. La contraseña cultural tranquilizó al técnico, que siguió con su trabajo.

El mantra del “no te metás” (hablamos del “no te metás” para denunciar o impedir un delito) es una de las marcas culturales identitarias del argento: recordemos que el “argento” es la versión degradada o menos evolucionada del argentino.

¿Y cuál sería la novedad, entonces? Que esa creencia con la que fuimos socializados parece estar en retirada, en sintonía con un clima cultural global de destapar lo silenciado. El “no te metás” alcanzó su pico más corrosivo durante la dictadura, cuando muchos eligieron mirar para el costado cuando el terrorismo de Estado secuestraba ciudadanos argentinos, por fuera de todo marco legal.

La avalancha de denuncias públicas de acoso, encubrimiento, violaciones o abuso sexual contra políticos intocables o escritores y académicos famosos, blindados por su prestigio, son indicadores de que la opaca creencia del “no te metás” empieza a entrar en crisis.

¿Serán las nuevas generaciones, que parecen más sanas y transparentes? ¿Serán las redes sociales, que multiplican al infinito lo silenciado? ¿Será el principio de revelación del que habla Milei? ¿Será el efecto pandemia? Lo cierto es que ahora descubrimos que se puede ser venerado por las elites y también abusador. O supuesto acosador, como el caso de Pedro Brieger, denunciado por 19 mujeres y expuesto por una presentación colectiva de Periodistas Argentinas.

Fue un hombre valiente, el periodista Alejandro Alfie, el que decidió meterse y darle crédito a la denuncia de una de sus víctimas, a pesar de las amenazas de juicio por parte de Brieger. Decidió seguir adelante y publicar su denuncia en X. Un signo de los nuevos tiempos. A partir de la determinación de Alfie, muchas otras víctimas perdieron el miedo y se animaron también a hablar. Eso sí: gran parte del mundillo académico y mediático conocía las conductas inapropiadas que habría tenido Brieger con mujeres, durante al menos treinta años. Pero nadie habló. Un sonoro silencio que dice mucho.

Días atrás la Justicia confirmó el procesamiento del intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, acusado de abusar sexualmente de su exsecretaria, Melody Rakauskas. “No me mataron de casualidad”, revela hoy la presunta víctima del poderoso barón del conurbano. Y sigue: “Todavía me pregunto cómo sigo viva, me costó mucho llegar a este punto. Esto no se remonta solo al día del abuso, hay agravantes, a mí me atacaron en más de una oportunidad, he llegado a estar en terapia intensiva, me han perseguido fuerzas de seguridad y me han chocado el auto, me pasaron un montón de cosas”. Tuvo que venir un cambio de gobierno para que Melody pudiera ser escuchada finalmente por la Justicia, a menudo dependiente de las señales del poder político.

Rakauskas vivió años prácticamente recluida. Nadie le creía. Espinoza fue políticamente blindado y protegido por el peronismo y su encarnación K. Pasa en las mejores familias, como en la de la premio Nobel de Literatura, Alice Munro. Salvando las distancias, claro.

La fuerte revelación de una de las hijas de la prestigiosa escritora, Andrea Robin Skinner, generó un cataclismo cultural en Canadá. El último domingo, en una columna publicada en el diario canadiense Toronto Star, denunció que había sido abusada por el segundo marido de Munro, Gerald Fremlin, desde que tenía apenas nueve años hasta su adolescencia. Y dijo más: que su madre, conociendo la situación, simplemente le dijo: “Hablaste demasiado tarde”. Peor aún: Munro eligió proteger al abusador hasta su muerte, en contra de su propia hija.

Para quienes supongan que se trata de casos aislados, les digo que no: la Justicia criolla acumula muchas denuncias de madres que, primero acuden a los tribunales para denunciar al padrastro o, incluso, al padre biológico abusador, pero que luego se retractan. Retiran la denuncia inicial para, como Munro, proteger a su pareja.

El caso de Andrea Robin Skinner, que solo pudo denunciar públicamente diez años más tarde de la muerte de su madre, recuerda las revelaciones de la hija adoptada de Woody Allen, Dylan Farrow, cuando escribió una extensa columna en The New York Times revelando que había sido abusada sexualmente por el cineasta cuando tenía 7 años, en el ático de la casa que compartían con Mia Farrow. Allen nunca fue arrestado, pero el relato de Dylan arruinó gran parte de su prestigio.

El 2021, la escritora y editora Vanessa Springora, con su libro El consentimiento, generó otro cataclismo cultural, esta vez en Francia. Con apenas trece años y una situación de vulnerabilidad familiar, Springora había conocido al escritor Gabriel Matzneff, una celebridad de la época. Treinta y seis años mayor que ella. Ambos empiezan una “relación”. Matzneff formaba parte de la élite cultural francesa y sus aventuras con menores de 16 años eran festejadas en los programas de televisión. Hoy padece una condena social y sus libros fueron retirados de la venta.

Aún hoy, en algunos círculos, se considera “temas personales” lo que definitivamente son temas políticos porque atañen a las relaciones de poder entre las personas: es obvio que cuando, dentro de una empresa, familia o sociedad, alguien tiene una posición de superioridad –porque es una “vaca sagrada” venerada, por ejemplo, como sucedió con la reciente denuncia contra la escritora Alice Munro, que protegió a su marido abusador– hay una obvia disparidad de poder que mete miedo a la víctima. Y la paraliza en su denuncia.

Vayamos a un tema “menor”: el bullying hacia un empleado, que se toma de punto, por parte de un jefe o una jefa: El acoso moral en el trabajo es un extraordinario ensayo de la psiquiatra Marie-France Hirigoyen, que expone esta dinámica de silencio o de indiferencia de los compañeros de la víctima acosada. No se meten, aunque presencian el daño. Callan por miedo a ser ellos los acosados o los echados. O, peor aún: se alían con el depredador.

La Argentina parece moverse hacia un momento de mayor verdad, en sintonía con el mundo occidental. Lo que antes era mudo hoy tiene palabras. Lo que hace veinte o treinta años era naturalizado hoy podría ser un delito. O una atrocidad. Las nuevas generaciones ya no lo toleran, como no toleran los privilegios de la casta. Cualquier casta. Tarde o temprano, la taba se da vuelta. Y, sí, hay mucha gente nerviosa.

Laura Di Marco

Seguir leyendo

Columna LN

El caso Loan. Durmiendo con el enemigo

Publicado

el

27 de junio de 2024

Ir a notas de Laura Di Marco

Laura Di Marco

PARA LA NACION

Una noche de noviembre de 2021, un niño de cinco años –la misma edad que Loan– era asesinado en su propia casa a manos de dos mujeres: la madre y su pareja. El resultado de aquel horror fue la ley Lucio, que vino a iluminar y a reparar un asunto indigerible: la violencia contra los chicos, perpetrada por quienes deberían cuidarlos y amarlos. Lucio Dupuy fue asesinado porque el Estado le falló. Nadie lo vio realmente. Ni el sistema médico ni el judicial.

Otro noviembre, pero de 2017, fallecía otra nena de 12 años esperando un corazón sano que jamás llegó a tiempo. El drama de la familia Lo Cane alumbró la ley Justina, que amplió la conciencia sobre la importancia de donar órganos, pero sobre todo cambió paradigmas y esquemas mentales.

En los 90, el caso del soldado Carrasco terminó con el servicio militar. En los 80, el asesinato de Alicia Muñiz, perpetrado por un boxeador idolatrado, allanó el camino para acuñar el término “femicidio” (hasta entonces solo se hablaba de “crimen pasional”) y habilitó el debate sobre la violencia de género. Incluso, el horror de la dictadura terminó generando un nuevo consenso democrático, que se inauguró en 1983 y que, con sus vaivenes, en líneas generales se cumplió: nunca más a la violencia política.

Casos atravesados por un denominador común: el dolor familiar y social. Un dolor de tal hondura que es capaz de penetrar en las zonas más opacas y falladas de una sociedad, de un Estado, y de generar una enorme conmoción. Una conmoción que irrumpe sin permiso y desnuda “eso” que se niega.

Pero ¿es necesario atravesar noches tan oscuras para evolucionar, poner sobre la mesa lo que antes permanecía oculto o para despertar lo dormido? Tirar del hilo de esa pregunta resulta inquietante.

Y ahora, con Loan, ¿qué nos está mostrando la desaparición de este niño pequeño, que nos hiere el alma, que pudo haber sido vendido a una red internacional de trata mientras almorzaba con su propia familia? Toda la trama del caso Loan y sus personajes configuran una pequeña Argentina.

El intendente de Nueve de Julio, Hugo Ynsaurralde, que un día alerta sobre mafias en su propio territorio y al siguiente se desdice. Y que, cuando lo entrevistan en TV, parece un padre común, un movilero. Hablemos del comisario del pueblo, Walter Maciel, hoy preso. Maciel está acusado de liberar la zona y de plantar pruebas. La Justicia ahora también descubrió que el comisario, que convivía con el intendente en el mismo territorio, tenía una denuncia previa por abuso sexual.

Ynsaurralde –cuyo apellido, aunque sea con “y”, convengamos en que no lo ayuda– también ignoraba, aparentemente, que había nombrado a una funcionaria, María Victoria Caillava, que ahora está presa y sospechada de haber vendido al nene junto con su pareja. La Argentina tiene fronteras porosas. No se trata solo de las “manos porosas” de los políticos, como dice Milei.

El drama de Loan nos muestra, con toda crudeza, que el delito de la trata está instalado, es común e incluso está naturalizado en las áreas fronterizas de la Argentina profunda. Desde el 13 de junio, día de la desaparición, los cronistas televisivos enviados por los canales nacionales de noticias recogieron decenas de testimonios de secuestros de chicos, donde siempre está involucrado el poder local. Definitivamente, no hay trata –ni narco– sin complicidad de la política, la Justicia y la policía.

La última semana, un canal de TV entrevistó a Alicia Enríquez, de 48 años, oriunda de la localidad correntina de Santa Rosa, a 180 km de la capital. Portaba un cartel: “Busco a mi hija desde hace 32 años”. Según su testimonio, Alicia quedó embarazada a los 16 años y su padre, involucrado en la política local, la “entregó” a una funcionaria municipal. Una vez que dio a luz, la funcionaria habría vendido a su bebé.

El caso Loan también le puso un foco al lado más siniestro de las “adopciones truchas”, como revela la hermana Marta Pelloni, coordinadora de la red Infancia Robada. La denuncia de Alicia aún duerme el sueño de los justos. O el sueño de lo injusto.

El policial de Corrientes nos estremece porque desromantiza la idea de la familia Ingalls y desmiente las imágenes edulcoradas que se muestran en Instagram. Según los especialistas, esas postales de la felicidad familiar perfecta –y que, en algunos casos, esconden realidades mucho más duras– son fuente de depresión para quienes viven en entornos tóxicos. Mucho más comunes de lo que nos gustaría creer. Para algunos, la vida dentro de sus propias familias puede ser más peligrosa que caminar de madrugada solo por la zona más caliente del conurbano.

Como si el caso hubiera sido escrito por un maestro de la intriga, en la familia de Loan todos parecen sospechosos. Cualquiera podría ser. Y todos se acusan entre sí. La abuela Catalina desconfía de su yerno y hasta de su propia nuera. Y la madre del niño, apunta hacia su familia política. De hecho, madre y padre contrataron abogados diferentes.

Estremece la foto icónica del almuerzo en el paraje El Algarrobal con 14 comensales en la casa de la abuela Catalina. Frágil, desprotegido, pequeñito, Loan aparece rodeado por cinco sospechosos, que hoy están detenidos. En las pequeñas Argentinas de cada día, dormir con el enemigo es cosa frecuente.

Laura Di Marco

Seguir leyendo

Columna LN

Sandra Pettovello. La soledad de una Ministra parada sobre un nido de víboras

Publicado

el

12 de junio de 2024

Ir a notas de Laura Di Marco

Laura Di Marco

PARA LA NACION

Ocurrió en 1993, durante un frío anochecer de agosto, durante la primera presidencia de Carlos Menem. El menemismo ya estaba atravesado por el lodazal de la corrupción, cuando Gustavo Beliz, entonces su ministro del Interior, decidió renunciar. Al final del día convocó a una sorpresiva conferencia de prensa y, para argumentar el portazo, dejó una frase que haría historia: “Estoy parado sobre un nido de víboras”. Treinta y un años más tarde, en una Argentina completamente diferente, a la ministra Sandra Pettovello aquella frase le calzaría justo.

En su caso las “víboras” no serían solo internas –estas son las más poderosas, sin duda–, sino también externas. Al margen de su idoneidad para la gestión –aún falta conocer muchos datos sobre el escándalo de los alimentos, que tocó el corazón del Gobierno–, es claro que Pettovello tocó intereses poderosos con sus denuncias. Peces gordos de la política, como los hermanos De la Torre, Pablo y Joaquín, que se mantienen extrañamente callados ante las graves denuncias por la opacidad en las contrataciones de personal externo para Capital Humano, a través de la OEI.

De la Torre era la mano derecha de Pettovello, ¿algún superior lo obligó a contratar personal externo a través de este organismo internacional, tal como él mismo desliza entre los íntimos? Es la pregunta del millón. Los hermanos De la Torre manejan resortes claves en el populoso conurbano.

La lista de enemigos externos de la ministra es infinita. Proveedores de alimentos que se hicieron millonarios con manejos turbios, sectores de la jerarquía eclesiástica, piqueteros, organizaciones sociales, empresarios corridos de los negocios. Para la cultura corporativa de la vieja política, Pettovello cometió el peor de los pecados: rompió la omertà al denunciar a un funcionario de su propio riñón.

Nada es gratis. Esta semana trataron de ingresar a su casa para amedrentarla. No fue la única. También ingresaron al palier y le rompieron la cerradura a otra de las abogadas de su equipo, Natalia Rey. A la misteriosa Leila Gianni, mano derecha de Pettovello, la llamaron fingiendo el secuestro de uno de sus cinco hijos. El abogado Ariel Romano, segundo de Gianni, también fue amenazado. Todo junto en la última semana. House of Cards, un poroto.

Esta semana, Milei volvió a defender a su ministra en el foro económico ExpoEfi, en la Rural. “El Ministerio de Capital Humano esta torpedeado por un conjunto de delincuentes, que son los que están moviendo la agenda. Y es claro que, cuando vos corrés a los delincuentes, los delincuentes van a patalear. La pregunta es, entonces: ¿de qué lado están? ¿Del lado de la ministra Pettovello, que se está peleando con todos los chorros, o del lado de los chorros? A veces, la Argentina es un país muy raro”, chicaneó. Queda claro que Pettovello es una mujer molesta para diversos factores de poder.

A la ministra de Capital Humano le salió una defensora creíble y prestigiosa, que no forma parte del Gobierno. Otra mujer, Paula Olivetto, quien junto con Lilita Carrió, cosecha una larga y sólida trayectoria de denuncias contra la matriz mafiosa que contamina transversalmente a la Argentina política. Esta semana ofreció una entrevista radial, rica por sus múltiples sentidos.

“¿Cómo no sentir empatía con Pettovello? –expuso Olivetto–. Es una mujer que está peleando contra un sistema muy corrupto. Eso, independiente de su gestión. Es decir, independientemente de si ella tiene o no la formación necesaria para el cargo que ocupa. Todo aparenta que es mujer muy honesta, muy valiente y que está peleando con los que se hicieron muy ricos en la Argentina jorobando a los pobres. La podredumbre es transversal y no es solo de la política, sino también de la Justicia y de los servicios de inteligencia”.

Sigue la diputada por la Coalición Cívica, una fuerza que, por lo demás, tiene fuertes diferencias con el mundo libertario: “Empatizo con ella porque parte de lo que le están haciendo también me lo hicieron a mí: hostigarte por televisión, amenazarte, inventar cosas, convertirte en un demonio y sentirte muy sola”.

Olivetto vaticinó que Pettovello debe estar “infiltrada por todos lados”. Advirtió que le preocupa la seguridad de los que denuncian. “No puede ser que amenacen a una ministra de la Nación y que todo el mundo esté indiferente”.

La Argentina política tiene una fuerte tradición, en la historia reciente, de dirigentes políticas que denuncian a las mafias, empezando por la propia Carrió. En ese contexto le preguntaron a Olivetto por la cultura machista de la sociedad argentina, incluso por parte de algunos medios de comunicación, que les hacen bullying a las mujeres denunciantes estigmatizándolas como “locas”, “emocionalmente inestables”, “gordas”, “desquiciadas”, “prostitutas”, “histéricas”. No solo les ocurrió a las políticas sino también a las esposas de los sospechosos de corrupción. Hay que preguntarle a Laura Muñoz, testigo clave en el caso Boudou. Su exmarido, Alejandro Vandenbroele, la quiso hacer pasar por “loca” desde el minuto cero, frente a sus denuncias.

Hay machismo y falta de valentía, dice Olivetto. “Si sos mujer y denunciás es más difícil porque tu familia te pregunta: ¿vale la pena? Yo también me pregunto si valió la pena, porque el sistema te gana siempre. Y ahí entran a jugar los servicios de inteligencia, que te hacen operaciones y te convierten en un monstruo”.

Los servicios de inteligencia siempre en el centro de la escena política. ¿Y quién los maneja hoy?

Cuando Nicolás Posse cayó en desgracia, luego de pelearse con Santiago Caputo, el control de la AFI recayó precisamente en el asesor estrella del Presidente. Un consultor que acumula cada vez más poder, con una particularidad: Milei lo ubicó por encima de todos los ministros, aunque sin firma ni responsabilidad.

Caputo ubicó como interventor de la AFI a Sergio Neiffert, un ignoto personaje, sin experiencia en el mundo del espionaje, que le responde directamente y que estaría ligado a él por lazos familiares. Sin embargo, en las líneas más técnicas de la inteligencia, sí están los que saben. En los últimos días se incorporó a la Secretaría de Estrategia Nacional a José Luis Vila, un exalfonsinista ligado al legendario Enrique “Coti” Nosiglia. ¿Hay negocios en el entorno presidencial que Pettovello arruinó? Sería interesante averiguarlo.

Las tensiones entre Pettovello y Caputo van en aumento. Para colmo de males, ahora entró otro jugador en las internas palaciegas: Guillermo Francos. No son pocos los que auguran que también habrá chisporroteos entre el nuevo jefe de Gabinete y el “Peaky Blinders” mileísta, como lo llaman a Caputo. Dos funcionarios relevantes del Gobierno aseguran que Caputo, quien jamás soñó con manejar tanto poder en tan poco tiempo, quiso imponerle funcionarios propios a Pettovello, pero ella los rechazó.

El asesor estrella de Milei no da entrevistas públicas, pero en Casa Rosada trabó vínculo con algunos periodistas acreditados. No los elige al azar. Sus interlocutores predilectos son aquellos que a él le parecen más vulnerables a sus operaciones políticas. No significa que lo sean: es como él los percibe. Los periodistas militantes K, por ejemplo, son sus interlocutores preferidos. Por esos canales, dicen en la Rosada, diseña sus tejemanejes.

Es verdad que Pettovello pensó en dejar el Gobierno porque, como relata Olivetto, no es fácil aguantar semejante presión y la mafia te gana siempre. ¿Ganará también esta vez? Es verdad, también, que Milei salió a bancar infinidad de veces a su amiga, aunque Caputo parece estar por encima en el esquema mental presidencial. La hermana Karina es aliadísima del asesor estrella, aunque en este caso puntual también salió a ponderar a Pettovello. La moneda está en el aire.

Laura Di Marco

Seguir leyendo

Trending