Seguinos

La trama del poder

Los privilegios de la élite política bajo la lupa

El editorial de Laura Di Marco en La Nación Más desmenuza las repercusiones políticas de la habilitación de la re reelección de los intendentes bonaerenses en Juntos por el Cambio.

Publicado

el

Por Laura Di Marco *

El politólogo Guillermo O’Donnell sostenía que la democracia “es el poder por un tiempo”. ¿Qué significa esto? Que la democracia es límite y los tiempos en los que las personas ejercen el poder son limitados. En la Argentina parece que tenemos lo contrario.

La gente que votó a Juntos por el Cambio está en shock por esta especie de pacto entre el peronismo-kirchnerismo y un sector del Pro y la Unión Cívica Radical (UCR) que habilitó a 90 intendentes a volver en 2023 después de que en 2016 una ley promovida por María Eugenia Vidal limitara las reelecciones indefinidas.

Con la excusa de dar de baja la reglamentación que permitía que el intendente que no cumpliera su mandato completo pudiera volver a presentarse, finalmente habilitaron un período más. ¿Y por qué no otro más? Por eso se habla de las reelecciones indefinidas. Si cambiaron esta ley, ¿por qué no cambiarían otra en el futuro?

Esto implica que 48 intendentes de Juntos por el Cambio -los que venían a cambiar las cosas-, 39 del Frente de Todos y 3 de espacios vecinales puedan retornar en el 2023.

“Si las élites políticas están desconectadas de la población, es muy difícil pedirle a la gente nuevos servicios impositivos y sanitarios”, observó el destacado politólogo Aníbal Pérez-Liñán.

¿Qué sacrificio le van a pedir a la gente cuando se ve la foto del diputado provincial Luis Rubeo en Islas Maldivas? Rubeo es el legislador del Partido Justicialista (PJ) y se fue del país mientras en la legislatura santafecina se votaba el Presupuesto 2022. No sólo está en Maldivas sino que lo muestra en las redes sociales con absoluta impunidad.

En Santa Fe hay cortes de luz programados, 41 grados de calor y hubo 240 muertes por narcotráfico y este señor, con total impunidad, se da el lujo de irse a un lugar paradisíaco y no estar presente en una sesión clave.

Esta es la desconexión de la que habla Pérez-Liñán. No está pasando sólo en Argentina sino en muchas democracias de América Latina. Un divorcio entre la dirigencia política y la ciudadanía. Los privilegios de una clase que cada vez son menos tolerados por la sociedad.

En Juntos por el Cambio, nadie se hace cargo del escándalo de la re reelecciones. Después de que se desató la controversia, como la élite política vive en un tupper y no midió la furia que iba a provocar, nadie se hace cargo del proyecto o lo quiere vender de otra manera. No hay que mirar lo que los líderes dicen sino lo que hacen y, en este caso, lo que hicieron los diputados provinciales que les responden a ellos.

Por otra parte, están los dudosos, entre los que se inscriben José Luis Espert, Margarita Stolbizer, Facundo Manes y Diego Santilli. Los representantes de Espert y Stolbizer dieron quórum y posibilitaron el tratamiento de la ley. Como el oficialismo tenía mayoría, eso hizo posible que saliera la ley. Pero sus legisladores votaron en contra.

Después del escándalo, Manes -que supuestamente venía a renovar la política- se declaró en contra de las reelecciones indefinidas pero su diputado voto a favor. Y lo mismo ocurrió con Santilli.

Esta cuestión abre una grieta en el Pro entre María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. La ex gobernadora bonaerense se lanzó como candidata a presidenta hace unos días. Rodríguez Larreta también guarda anhelos presidenciales. Vidal se mostró en contra de las re reelecciones y el jefe de Gobierno porteño las avaló.

La otra grieta que se abre es en el radicalismo, con Gerardo Morales versus Martín Lousteau. Tanto Maximiliano Abad como Morales están de acuerdo con las reelecciones indefinidas. Por otro lado, Alfredo Cornejo y Losteau se pronunciaron en contra de los mandatos ininterrumpidos.

* Fragmento del editorial de Laura Di Marco en La trama por La Nación Más.

Seguir leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La trama del poder

El karma de la otra Elisabet

Cristina Elisabet Kirchner va a enfrentar un verdadero Vía Crucis judicial.

Publicado

el

El karma Kirchner” es el título de un artículo que la semana pasada publicó The Economist, donde analizaba el impacto que podían tener en el economía las causas de corrupción de Cristina Kirchner.

Pero Cristina Elisabet, así se llama la vicepresidencia, fue opacada al día siguiente por otra Elizabeth: la muerte de la Reina Isabel de Gran Bretaña.

La reina encarna la historia del siglo XX, y esto está bien contado en la serie The Crown -disponible en Netflix- y sobrevivió a siete Papas. Para los países que no conocimos a la monarquía, nos resulta difícil entender a una reina como Isabel.

La reina Elizabeth podría ser la contracara de Cristina Elisabet: en sus 70 años de reinado, su popularidad, y el respeto que le tuvieron los ciudadanos, nunca decayó. A los 96 años, enferma y debilitada, seguía siendo el centro de gravedad de la Nación, incluso cuando la monarquía era puesta en tela de juicio.

Nuestra Cristina Elisabet sembró y cosechó todo lo contrario, con excepción de su núcleo duro. ¿Sabés por qué el kirchnerismo, que hizo del odio una política de Estado, ahora está en modo corderito, llamando a la oposición a un acuerdo? Porque no logró la movilización que soñaba para su jefa política.

Ahora bien, de aquí al 2023, Cristina va a enfrentar un verdadero Vía Crucis judicial: veredicto de la causa Vialidad, fallo sobre las causas de Milagro Sala, fallo de la Ley del Arrepentido, ruta del dinero K, Hotesur y Los Sauces, entre otras.

Para ver o escuchar el programa completo, hace clic aquí.

Seguir leyendo

La trama del poder

Martín Tetaz criticó a Facundo Manes por no pedir el juicio político a Alberto Fernández

El economista cuestionó a su compañero de bancada por abstener de firmar el proyecto de la oposición

Publicado

el

El economista Martín Tetaz cuestionó este jueves la decisión de Facundo Manes de abstenerse en soledad de firmar el pedido de juicio político contra Alberto Fernández, respaldado por todo el conjunto de Juntos por el Cambio. “Me desconcertó”, afirmó el legislador radical en declaraciones a La trama (LN+).

El pedido contra el Presidente, a raíz de sus dichos sobre el fiscal Diego Luciani y Alberto Nisman, fue firmado por 115 de los 116 diputados. Manes fue el único que se diferenció de todo el interbloque opositor. A través de Twitter, el neurocientífico consideró que la expresión de Fernández, pese a ser “peligrosa e indignante”, no amerita a que “se llame a un juicio político”.

La lectura que [Manes] hace de la situación es equivocada”, opinó Martín Tetaz al referirse a los tuits en los que el neurocientífico dejó planteada su postura, con críticas a la iniciativa. El economista enfatizó que lo “asombró” la postura adoptada por el neurocientífico y le achacó no entender “cómo funciona” la discusión interna.

Tetaz forma parte del bloque Evolución Radical, referenciado en Martín Lousteau, mientras que Manes se encuentra dentro del bloque de la UCR, comandado por Mario Negri. Ambos, sin embargo, adscriben al partido centenario, y coinciden dentro del interbloque de Juntos por el Cambio, en la Cámara de Diputados.

“Me sorprendió porque cuando todo un espacio vota en una dirección, tiene que ser muy fuerte la razón para votar en contra de lo que va a hacer el bloque”, consideró el economista.

Tetaz señaló que habría que “preguntarle” a Manes cuáles fueron las razones de fondo. No obstante, realizó un fuerte cuestionamiento. “Me parece que se equivocó, o no entendió como funciona el bloque, o no comprendió lo que está pasando en Argentina”, indicó. Y enfatizó: “No estuvo a la altura de entender la magnitud de lo que está pasando en Argentina”.

El economista había destacado el año pasado a Manes como una de las figuras que expresaba “renovación” dentro del radicalismo. De hecho, Lousteau, Tetaz y Manes habían llegado a mostrar sintonía en la previa a las PASO del 2021. Este jueves, en tanto, tuvo un diagnóstico duro. “Me dejó desconcertado completamente la reacción”.

El legislador aclaró que el juicio político no representa que el Congreso se atribuya “la potestad de juzgar al Presidente”, sino que, precisó, se trata de buscar una destitución “para que la Justicia pueda hacer su trabajo y juzgar los delitos que corresponden”. “El Congreso no se va a poner en el rol del Poder Judicial y se va a romper la división de poderes. Eso no ocurre”, puntualizó.

Tetaz cuestionó los discursos de Alberto Fernández, sostuvo que “no viene embocando una” en materia de declaraciones y dijo que realiza “un desastre detrás de otro”. Sin embargo, consideró que la asociación entre Luciani y Nisman “lo superó todo”. “Es completamente desubicado”, enfatizó.

“El bloque no es una manada”

En medio de las repercusiones, Manes contestó las críticas a través de una entrevista en el canal TN. Allí, el diputado argumentó que se deben “preservar las instituciones” y citó que el presidente de la Unión Cívica Radical, Gerardo Morales, rechaza también el pedido de juicio político.

“No hubo una discusión seria, larga, y el bloque no es una manada”, señaló Manes, al tiempo que insistió en su rechazo enfático a las declaraciones del mandatario. “Quiero ganarle al kirchnerismo para que no vuelvan, pero quiero valorar las instituciones”.

El neurocientífico sostuvo que “un pedido de juicio político en horas banaliza la situación”, y consideró que proyecto es “fulbito para la tribuna”, al no reunir el número necesario para aprobarlo. La iniciativa necesita el aval de los dos tercios de los legisladores para avanzar.

En ese contexto, Manes reclamó una “discusión seria” de los presidentes e los partidos que integran Juntos por el Cambio. Y se refirió a la versión que indica que el dirigente queda expuesto al quedar en soledad al negarse a firmar. “Estamos entre fanáticos de los dos lados”, agregó.

Seguir leyendo

La trama del poder

Una sociedad que perdió el miedo

El juicio contra la vicepresidenta en la causa Vialidad, la marcha de la CGT y las nuevas acusaciones contra Milagro Sala configuran un nuevo escenario.

Publicado

el

El kirchnerismo manejó a la sociedad argentina con tres palabras: miedo, resentimiento y mentiras.

¿Por qué el resentimiento? Porque siempre trató de enfrentar a argentinos contra argentinos. Con ese enfrentamiento fabrican su propio poder.

Esta semana volvió a pasar con los escraches que hicieron medios kirchneristas a empresarios, artistas o deportistas que pagaban la luz y el gas subsidiados por decisión del propio kirchnerismo que, durante años, se negó a hacer una segmentación tarifaria.

Es decir: hoy le echan la culpa a la propia gente de lo que ellos mismos diseñaron. Pero vamos al resentimiento.

¿A qué apunta este modo de comunicar un importante aumento de tarifas? ¿Por qué mostrar una casa particular? ¿Por qué Malena Galmarini no mostró la boleta de la casa del country donde vive ella? ¿Por qué no mostró la de los funcionarios millonarios de este gobierno que viven en Puerto Madero?

Porque quieren decirte que el señor que vive en el Kavanagh o en una casa en San Isidro es culpable del 4% de pobreza y del 100% de inflación que ellos mismos generaron.

El kirchnerismo es experto en dar vuelta las cosas. Los que hicieron del escrache una política de estado acusan a los demás de escrachadores y generadores de violencia.

Esta semana Roberto Navarro fue denunciado por incitación a la violencia por estas declaraciones en las pide “frenar” al periodismo de investigación.

El segundo componente del éxito kirchnerista es la mentira y, su prima hermana, la hipocresía.

Malena Galmarini anunció el aumento que vas a ver en tus boletas del agua. Por estas medidas, necesarias para ir bajando, entre otras cosas, la inflación, casi crucificaron a Cambiemos.

Vamos a la hipocresía. Volvamos a la mentira.

Milagro Sala es noticia esta semana por la declaración de dos arrepentidos en una causa por lavado de dinero.

La televisión pública, que es tuya, mía y de todos (no de un gobierno) fue ofrecida a Milagro Sala para defenderse con mentiras.

La sociedad le está perdiendo el miedo al kirchnerismo. Esta es la novedad.

Ayer, la CGT, que a Alberto Fernández nunca le hizo un paro, convocó a una marcha contra la inflación.

La Justicia también parece que le está perdiendo el miedo al kirchnerismo.

Hoy se reanuda el alegato del fiscal Luciani contra Cristina Kirchner y el lunes la fiscalía va a hacer el pedido de pena.

Y mientras el país está al borde del precipicio, nuestro Presidente, que tiene un máster en papelones, ayer hizo otro. Alberto parece que siempre está en un cumpleaños.

¿Sigue ejerciendo su rol de presidente Alberto Fernández?

Para ver el programa completo, click aquí.

Seguir leyendo

Trending