Seguinos

De ida y vuelta

Incendiados

Mi editorial del sábado pasado, los espero este sábado 11, de 7 a 10 AM en CNN Radio.

Publicado

el

De ida y vuelta

“Entre matones de autos blindados y golpistas pochocleros”, mi editorial en De ida y vuelta. Sábado 27 de enero.

Publicado

el

A 45 días de haber sido elegido por 14 millones de argentinos, Javier Milei afrontó el 24 de enero el primer paro de un CGT que estuvo cuatro años en estado vegetativo. Mientras, la inflación del 200 por ciento devoraba los ingresos formales y mucho más vorazmente los informales. El último paro había sido el 29 de mayo del 2019 durante el gobierno de Macri. Hay un gráfico del economista Fernando Marull que detalla una foto muy cruda de la caída del salario real. Desde el 2016 los ingresos informales vienen perdiendo el 56% de su poder adquisitivo, hablamos de la orfandad económica de la mitad de argentinos que trabajan y no pueden darse el lujo de las paritarias como sí lo hace la oligarquía sindical. El abonimal mercado viene haciendo el ajuste por su cuenta, un detalle que se le escapa a Pablo Moyano que devino matón esta semana. El miércoles pasado el más violento de los Moyano no tuvo mejor idea que lanzar al Riachuelo al ministro de economía de un gobierno que fue votado para arreglar el descalabro que agudizó su propio candidato presidencial.

Seguir leyendo

De ida y vuelta

De Ida y Vuelta- Programa del 6/01

Publicado

el

Mi editorial en De Ida y Vuelta 

“La ruleta rusa de Milei”

El nudo de la noticia de la semana podemos resumirlo así: Milei envió un paquete de leyes al Congreso en donde se mete prácticamente en todos los ámbitos de la vida de los argentinos. Es el tercer paquete de reformas de raíz en 20 días de gobierno. Cualquier economista sensato sabe que en el fondo de la cuestión Milei está planteando las reformas económicas que el país necesita, pero que en el medio va a haber mucho dolor. Lo soportará la clase media argentina? Esto es lo que yo llamo la ruleta rusa mileista. 

¿Cómo vamos a comunicar los periodistas estos cambios de paradigma? 

Entrevista a Hugo Cachorro Godoy, secretario general de la CTA Autónoma

Por qué se encara un paro a un mes de que el presidente asuma sus funciones cuando hubo un apoyo masivo en las urnas para hacer una reducción de un Estado que es muy grande. El 65 por ciento de los salarios los tienen los empleados públicos. Y la gente lo que votó es tener un Estado más pequeño y eficiente. 

Primero, no es cierto que el Estado es muy grande en la Argentina, eso es una falacia. Segundo, el principal problema del déficit del Estado en la Argentina no son los salarios, sino el pago de la deuda externa. Tercero, así como lo eligieron al presidente, nos eligieron a nosotros para defender el derecho de los trabajadores y trabajadoras. Cuarto, el gobierno además de intentar privatizar y regalar 41 empresas estatales, afectando la situación laboral y el desarrollo científico tecnológico de la Argentina y su soberanía, también está avanzando sobre el conjunto de los derechos de los trabajadores en su DNU. 

Usted habla de afectación de derechos, la mitad de los trabajadores de la Argentina lo hacen en la informalidad. Entre el 2016 y el 2023 esos salarios se cayeron en un 56%, y de los trabajadores formales, el 30% son pobres. Entonces, de qué derechos estamos hablando si están afectados hace muchos años. La Argentina no crece desde hace una década con este modelo.

Primero, estamos de acuerdo con la situación de retraso y pérdida de derechos que los trabajadores venimos sufriendo, no empezamos con Milei, eso es así. Segundo, el gobierno de Milei en vez de solucionar esto es acelerar el proceso. En primer caso, con una devaluación del 120 por ciento que acelera aún más el proceso de empobrecimiento de los trabajadores tanto del sector formal como informal. Por eso, nosotros decimos que este no es el camino para resolver el problema del pueblo y la sociedad argentina. Este camino es el mismo que ya tomó De La Rúa, Macri, etc, y que son parte de un modelo que hundió a la Argentina. Hay otra posibilidad para encontrar salida, esa es la visión que tenemos los trabajadores. No vamos a permitir que se avance con reformas antidemocráticas, sobre el Congreso, sin tener un diálogo con los representantes de los trabajadores. 

Usted habló de modelos empobrecedores. Yo les cuento que el modelo que ustedes apoyaron terminó con un 220% de inflación en el 2023, 50 por ciento de pobreza, y la gestión de Massa le agregó tres millones de pobres nuevos en un año de gestión. Entonces, lo que proponen es seguir por el mismo camino?

No, nosotros desde la CTA fuimos la principal organización que nos opusimos a los acuerdos con el FMI. Tanto a la estafa que hizo Macri y el FMI, como a la validación de esa estafa por el gobierno de Alberto Fernández. Y fuimos la organización que estando Massa como ministro de economía realizamos un paro nacional el 16 de junio pasado. O sea, nos hemos opuesto y nos seguimos oponiendo a este mecanismo donde nos subordinamos a las imposiciones del FMI. Más de lo mismo es lo que está planteando Milei.

Bueno, pero es lo que la gente votó, y él dijo lo que iba a hacer, y obtuvo un 56 por ciento de apoyo en las urnas. La gente votó por un cambio económico de raíz. 

Lamentablemente el esquema electoral en la Argentina tiene estos absurdos. Un candidato que en la elección de agosto en las PASO sacó un 20 por ciento de votos del padrón electoral, en una elección donde el 30 por ciento no fue a votar, y posteriormente perdió en la elección presidencial de octubre y luego en el esquema del balotaje, y logra el triunfo electoral…

El triunfo electoral tuvo que ver con que se le sumó la gente de Juntos por el Cambio que tiene ideas muy similares. Triunfaron esas ideas y esa es la democracia. Y muchos trabajadores votaron a Milei. 

Son ideas que le han hecho y le hacen mucho mal al país. Usted mencionó los niveles de pobreza del kirchnerismo. Masa, Cristina y Alberto son los tres principales responsables de generar un Estado de hartazgo y malestar. En este esquema electoral que estábamos hablando, lo que dejó de lado en las elecciones de noviembre, fueron las dos colisiones que habían votado en los últimos dos gobiernos, el que encabezó Macri y el de Sergio Massa. El resultado fue la elección de Milei, que quiere gobernar por decreto como si fuera el representante de una monarquía. Esto no es así, esto es una democracia y por eso tienen que ser escuchados los distintos actores. Este es un gobierno que quiere gobernar a decreto, devaluando el peso, con la suma total del poder, y no estamos dispuestos a que suceda en la Argentina. 

Le quiero hacer una consulta sobre las pymes. 

Las pymes habían empezado a contratar gente porque hay un techo al crecimiento. Estas no quieren contratar gente porque tienen miedo a los juicios laborales que los hunden. Entonces, hay una cuenta que es que si cada una de las 600 mil pymes generase un sólo empleo por año se resolvería la desocupación. Ahora, hay una serie de medidas cautelares puestas por los representantes de los trabajadores que frenan esa reforma. En el 2003 teníamos    3000 juicios laborales, ahora tenemos 144 mil contra las pymes. Esto lo que implica es que las pymes cierran y los trabajadores se quedan sin empleo, entonces, dónde está la defensa de los trabajadores si con el DNU ya habían empezado a contratar gente. 

Lo que voy a decir es que las pymes cierran cuando se abren las importaciones. 

Las pymes cerraron en la gestión de Massa y de Alberto Fernández. Fue un genocidio de pymes.

El concepto de genocidio industrial se instaló en el gobierno de Macri. Lamentablemente, en el gobierno de Alberto Fernández esa situación no fue revertida y eso es lo que explica en buena medida las broncas, el malestar, la desesperanza de buena parte de la sociedad argentina que terminó votando a este engendro que nos gobierna. En segundo lugar, por mi responsabilidad de representar a los trabajadores permanentemente estoy en contacto con muchos empresarios pymes. En el plenario en el cual convocamos al paro nacional del 24 de enero hubo una gran cantidad de empresarios pymes que acompañaron los debates y las medidas. El mayor problema de las pymes es la destrucción del mercado interno. El modelo neoliberal que abre las importaciones, que sólo beneficia al sector exportador, que no genera industrialización del país ni redistribución de riquezas para generar capacidad de ingresos en el mercado interno, es lo que destruye el mercado interno y el camino por el que sigue insistiendo Milei como modelo económico. Y hoy ya tenemos que en enero el más del 50 por ciento de la población está en la pobreza-

Es la herencia que dejó Massa.

Le cuento algo, ayer hubo una marcha muy importante de pymes frente a la justicia quejándose porque la justicia paró la reforma laboral del DNU. 

Nosotros celebramos los dictámenes que declaran nulo el decreto por los artículos que refiere a violar los derechos de los trabajadores. Y así como hay pymes que apoyan al gobierno, hay pymes que celebran con nosotros los reclamos de los trabajadores.

Seguir leyendo

De ida y vuelta

Alberto Ortiz: El geólogo que vaticina el fin del planeta en 80 años (si no hacemos nada) 

Publicado

el

El destacado geólogo aborda una serie de cuestiones clave para la época en la que vivimos, y que sin embargo no son lo suficientemente difundidas: Qué es concretamente el calentamiento global; qué podría pasar si las personas, el gobierno y el Poder Jurídico no toman acción; por qué Brasil avanza más rápido en la lucha contra el cambio climático y qué ventajas trae Vaca Muerta.

Alberto Ortiz, geólogo y activista por el cambio climático, explica en De ida y vuelta que hoy los niveles de dióxido de carbono en el aire son los más altos en los últimos 800.000 años. También, resalta que Vaca Muerta es una oportunidad para Argentina a nivel energético si aprovechamos la obtención de gas, combustible de bajas emisiones de carbono. A su vez, Ortiz destaca que “cada ciudadano puede cambiar su modo de vida para que con pequeños cambios se logren grandes diferencias”. 

Laura Di Marco: En general el periodismo argentino trata lo urgente y lo urgente se come lo importante, ¿no?, que es otra forma de populismo. Una de las cosas importantes es el tema del calentamiento global que está bastante ausente en esta campaña, excepto hace unos días que hubo un cruce entre Javier Milei y Sergio Massa porque Milei dijo “que contaminen todo lo que quieran el ambiente”. Él es negacionista del cambio climático. Pero, la realidad es que Europa tuvo un verano abrasador, y no sabemos qué nos puede pasar acá este verano. Ahora tenemos en línea a un geólogo muy interesante que se llama Alberto Ortiz, que lidera un emprendimiento sobre la reducción de la emisión de carbono. Además, es docente, da charlas gratuitas en escuelas primarias y secundarias- a los jóvenes es un tema que les interesa mucho- y, sobre todo,  dice algo inquietante: que el planeta, si seguimos con estos niveles de contaminación, no va a ser habitable en 80 años. Alberto Ortiz,  Bienvenido. 

Alberto Ortiz: ¿Qué tal Laura?, buen día para todo el equipo.

Di Marco: Explicanos brevemente ¿qué está pasando?, ¿cómo es el tema del calentamiento global?

Alberto Ortiz: Bueno, básicamente la generación de emisiones de gases de efecto invernadero nos está llevando a una situación que podría ser irreversible a nivel planeta dentro de 80 años o inclusive menos, como vos decías. Esto no lo sostengo sólo yo, sino varios organismos a nivel mundial, el principal de ellos es el IPCC, Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, que es un organismo conformado por científicos de 195 países, quienes lo vienen alertando desde hace varios encuentros que van desde la conferencia de Kioto en Japón al Acuerdo de París en el 2015. En este último declararon que si la temperatura global sigue con este ritmo de emisiones, aumentando a más de 1.5 grados por encima de los niveles preindustriales, o inclusive por encima de los dos grados que es considerado el límite máximo, el planeta podría llegar a entrar en un descontrol a nivel climático. Todavía hoy no existen mecanismos muy claros o estudios sobre lo que podría llegar a ocurrir por encima de los dos grados. En este momento estamos más o menos en 1.4.

Di Marco: ¿Lo que decís Alberto es que si se pasa ese 1.5 no se sabe qué puede llegar a pasar en el planeta a nivel climático?

Ortiz: En realidad en 1.5 grados, que estamos muy cerquita de llegar a ese punto, todavía estamos a tiempo de realizar, diremos, cambios estructurales. De 1.5 a 2 grados sería un límite, ya entraríamos en una zona riesgosa naranja, y por encima de los dos grados ya estaríamos en una situación comprometida. Básicamente, hay determinados gases de efecto invernadero, entre ellos el dióxido de carbono, el metano, entre otros, que generan un calentamiento en la atmósfera. Cuando los rayos solares golpean contra la Tierra, estos gases le impiden volver parte de ese calor al espacio y la Tierra comienza a calentarse. Entonces, tenemos un límite de cantidad de esos gases que podemos meter en la atmósfera. Si los sobrepasamos entramos en un problema muy serio. El límite son, digamos, 500 monedas, básicamente las 500 monedas son 500 gigatoneladas de dióxido de carbono y actualmente de esa cajita de 500 monedas estamos sacando cada año 36 monedas. Entonces, si cada año sacamos 36 monedas, en 20 años nos vamos a quedar sin capacidad de monedas remanentes para poder solucionar el problema. 

Di Marco: Recién lo escuchábamos a Lula da Silva, presidente de Brasil, en el informativo de CNN, y alertó sobre los patrones del clima y, bueno, por supuesto de las sequías, de las inundaciones y de los incendios, porque a veces no se conecta una cosa con la otra. Sin irnos muy lejos, yo estuve en Córdoba ahora en Traslasierra y había 28 grados de calor en agosto, en un lugar donde hay 3 grados de calor generalmente. 

Ortiz: Sí, el efecto de la sequía de este año es evidente. Lo que pasa es que a veces en muchos casos cuesta diferenciar lo que son eventos cíclicos climáticos de aquello que es sobreimpuesto por el cambio climático, pero a nivel estadístico los resultados son más que elocuentes. En julio de este año se midió que estamos en niveles de dióxido de carbono en el aire superiores a los últimos 800.000 años. Y es importante lo que decís, Laura, respecto a Lula. Brasil está yendo en un camino un poco más avanzado que nuestro país, diremos con la implementación de políticas que van en línea con estos objetivos que se plantearon los 195 países para el cambio climático, entre los cuales estamos nosotros en Argentina, que firmó el Acuerdo de París y se comprometió a una determinada cantidad de emisiones para el año 2030. 

Verónica Dalto: Quería consultarte porque nosotros tenemos Vaca Muerta, ¿no? Y queremos desarrollar ese yacimiento con gas y petróleo. ¿Qué impacto puede tener y qué podemos hacer para contrarrestarlo?

Ortiz:  Vaca Muerta es una oportunidad para Argentina a nivel energético, pero al mismo tiempo creo que como país tenemos que estar ya preparándonos para ver cómo podemos transformar esa energía de Vaca Muerta en algo que pueda ser útil al mundo y que no necesariamente sea contaminante. No es una ecuación fácil de realizar, pero hay muchas alternativas que se pueden implementar a nivel tecnológico para resolver ese problema. Y otra ventaja que tenemos es que Vaca Muerta tiene muchísimo gas, el mundo está ávido de gas y, si bien contamina, de todos los combustibles fósiles es el que menos contamina. Está primero el carbón, segundo el petróleo y tercero el gas. De hecho, la transición energética que se habla a nivel mundial resalta que el gas va a tener un rol preponderante hasta que podamos tener energía sin contaminación, y ahí Vaca Muerta juega un rol importantísimo, nos va a permitir transitar a este mundo nuevo. Es decir, Vaca Muerta se tiene que adaptar de manera urgente y necesitamos en el país políticas y un marco jurídico y legal para  todos estos proyectos y empresas que quieran invertir, tanto en energías renovables como en energías que no contaminan el planeta. En Argentina no existen y en Brasil ya están muy cerquita de elaborar estas leyes.

Di Marco: Alberto, yo te he escuchado en alguna de tus charlas decir, digo para que tomemos dimensión del problema, ¿no?, que el calentamiento global viene de la mano con el deshielo, el descongelamiento y las inundaciones. Vos llegaste a reflexionar que si eso sucediera, el océano de algún modo llegaría hasta Rosario.

Ortiz:  Sí, tal cual. Tanto en zonas de Europa, los Países Bajos, en el este de Inglaterra o todo lo que es la costa argentina, inclusive lo que es el delta del río Paraná. Son cálculos, en resumen es la cantidad de hielo de los casquetes polares. Si se llegan a derretir va directamente al mar y eso genera un aumento en sus niveles, por eso muchos países están preocupados, sobre todo aquellos que tienen una costa cercana a la costa del mar. Los actuales pronósticos, al ritmo que vamos, vaticinan que podrían fácilmente llegar al nivel del mar, hasta la altura de Rosario, al menos en Argentina. Definitivamente, el hielo se está derritiendo a un ritmo que inclusive en los últimos meses es alarmante. También la energía sobre la cual estamos, la atmósfera, se mueve. Los episodios de sequía y los huracanes o las lluvias estrepitosas van a ir adquiriendo grados de violencia mayor debido a la mayor energía que tiene la atmósfera.

Di Marco:   ¿El meteorito que cayó hoy en Bariloche tiene algo que ver con lo que estás hablando?

Ortiz: No, no. Episodios como meteoritos o terremotos son parte de otros fenómenos geológicos que van de la mano, pero no en relación con el cambio climático. Este último tiene que ver con que estamos en una era post glaciación donde el planeta se está calentando debido a ciclos que pertenecen al propio planeta, pero sobreimpuesto a eso hay una acción antropogénica de los humanos que hemos generado en la era industrial colocando gases que antes no estaban en la atmósfera, y que en este momento están generando una elevación de la temperatura muy peligrosa para el planeta.

Ana Gutiérrez Matus:  Alberto, hablaste de cambios estructurales. ¿Estamos a tiempo de revertirlo? y ¿qué tenemos que hacer? Es decir, ¿cuánto puede hacer el ciudadano común y cuánto le corresponde a gobiernos y grandes empresas?

Ortiz: Es muy interesante la pregunta. Cada ciudadano puede cambiar su modo de vida con pequeños cambios que pueden generar grandes diferencias. Cada litro de agua que nosotros consumimos genera dióxido de carbono por todo el tratamiento que lleva a traer el agua hasta el grifo de nuestra canilla, y eso impacta. Mandar un mail, por ejemplo, impacta en la atmósfera porque la energía que consumimos viene de la electricidad y la electricidad genera emisiones y lo obtenemos a través de la quema del gas o del carbón. Los gobiernos tienen un rol fundamental en esto porque son los que dan marco legal y son los que establecen las políticas para que todos los emprendimientos y la industria esté de acuerdo con objetivos a nivel global. Yo sé que en este momento hay prioridades urgentes como la inflación y la pobreza, pero esto no lo podemos dejar de lado porque, por ejemplo, la sequía que tuvimos este año impacta directamente en las finanzas y la sequía extrema sin duda viene exaltada por el tema de cambios que estamos viendo a nivel climático

Pablo Costas:  Más allá de la sequía, de la ola de calor que se habla de Europa y demás, siguiendo este ritmo, ¿cómo ves la calidad de vida y qué puede pasar en los próximos años?, de acá a 10 años, por ejemplo, ¿cómo va a cambiar nuestro día a día?

Ortiz: Va a ir cambiando en muchos aspectos. La dificultad que vamos a tener como país si no nos adaptamos de manera rápida para poder enfrentar olas de calor más prolongadas como las que están sucediendo en Europa y seguramente van a ocurrir acá en Sudamérica, nos va a traer cambios radicales en la vida. Por ejemplo, tener electricidad para refrigeración o para la gente de mayor edad en los veranos. También, va a ser necesario abastecer a todas las ciudades de Argentina con aire acondicionado o con algún sistema de refrigeración, ventiladores que puedan soportar olas de calor cada vez más prolongadas. Este año en particular tuvimos en Zona Norte muchas escuelas que cerraron algunos días porque la temperatura era tan elevada que los chicos no podían estudiar.

Di Marco: Eso te iba a preguntar, ¿cómo viene este verano? Porque en Europa fue un horno, ¿no? ¿Cómo visualizas este verano para nosotros en Argentina? 

Ortiz: A ver, es difícil pensar en el corto plazo, pero los 15 años más calientes de la Tierra fueron los últimos, digamos. Entonces, ya prácticamente podemos decir que los veranos que vamos a vivir en el futuro cada vez van a tener una virulencia mayor en cuanto a olas de calor, ya sea por temperaturas más elevadas o por días con temperaturas por encima de la media normal más prolongadas. O sea, a lo mejor no vamos a llegar a 48 grados, pero vamos a tener mayor número de días que van a estar superando la media normal para ese mes. En este caso, también se está superponiendo el fenómeno El Niño que está comenzando, es un fenómeno cíclico natural, pero se exacerba justamente por el aumento de la temperatura global. En general, se superponen los ciclos naturales con lo que el hombre hace sobre la Tierra. 

Di Marco: Muy interesante Alberto. Estuvimos hablando con Alberto Ortiz, geólogo, especialista en calentamiento global y docente en las escuelas para concientizar sobre este fenómeno. Muchas gracias.

Seguir leyendo

Trending