Seguinos

La trama del poder

Laura Di Marco: “El nuevo Zelig de Cristina Kirchner”

Cristina, que es una gran jugadora del misterio, mantiene la indefinición propósito, porque en cuanto ponga el dedo en alguno pierde centralidad. Y lo que ella más quiere es, justamente, que la miren. Como dijo Luis D’Elía: narcisimo puro.

Publicado

el

El análisis de Laura Di Marco en La Trama, el programa que conduce en LN+

PARA LA NACION

Sergio Massa y Cristina Kirchner en el acto del 25 de Mayo
Sergio Massa y Cristina Kirchner en el acto del 25 de Mayo por Rodrigo Néspolo.

Te voy a mostrar dos fotos que, en gran parte, explican la semana política. La primera es de hoy: Sergio Massa y Wado de Pedro, los dos ministros que podrían integrar la fórmula presidencial bendecida por Cristina Kirchner, que por ahora no bendijo a nadie.

Cristina, que es una gran jugadora del misterio, mantiene la indefinición propósito, porque en cuanto ponga el dedo en alguno pierde centralidad. Y lo que ella más quiere es, justamente, que la miren. Como dijo Luis D’Elía: narcisimo puro.

Wado de Pedro y Sergio Massa en Mercedes.
Wado de Pedro y Sergio Massa en Mercedes.

¿Qué están haciendo aquí Wado y Massa? Están en Mercedes, el territorio de Wado, inaugurando un tren turístico Mercedes-Tomás Jofré, junto a otro camporista de la primera hora: Juani Ustarroz, intendente de Mercedes y hermano de crianza de Wado, aunque en verdad es el primo.

El que iba a meter presos a los ñoquis de La Cámpora. El que le dijo a Jorge Rial que nunca jamás volvería al kirchnerismo porque era una “etapa terminada” ahora está de nuevo allí, subido al tren de La Cámpora. No sólo está subido al tren de La Cámpora, sino que este domingo por la noche partirá a China, con el máximo ñoqui de La Cámpora: Máximo Kirchner. No partirán en un tren, obviamente, sino en el flamante avión presidencia, crema del cielo, el de los 25 palitos, que Massa y Máximo van a estrenar antes que el propio Presidente. Es el avión que esta semana se hizo famoso por una maniobra de aterrizaje que muchos expertos calificaron de cachivache.

Massa tiene en vista otro viaje clave: el domingo 11 de junio viaja a Washington. Allí, como en China, también va a mendigar dólares a ver si llega al “Plan llegar” antes de las PASO.

Pero volvamos al tren porque hay una historia de Massa que seguramente no conocés. Es de finales de los 90 y que fue el origen de este Massa que ves hoy: una de las cartas fuertes del Frente de Todos. El “viejo traidor”, así le decía, que Cristina tuvo que perdonar porque no le quedó otra. Massa o su mujer Malena. Algunos hablan también de la fórmula Wado de Pedro-Malena Galmarini, que sería Massa, como matrimonio del poder que son.

Máximo Kirchner es una colina importantísima para Massa y fue que, después de aquella amenaza de meter presos a quienes hoy son sus principales aliados, Massa pudo volver al kirchnerismo.

Hoy Massa dijo una frase sorprendente: “Podemos tener un lugar o el otro. No tenemos preocupación por cuál es el lugar que nos toca, sino por cuál es la Argentina que construimos”. ¿De verdad Wado de Pedro y Massa tienen en la cabeza la misma Argentina?

Vamos a echar una vista a la zigzagueante biografía de este verdadero Zelig de la política, en manos de quien hoy está el kirchnerismo después de 20 años de existencia.

En los ‘90 revistaba en la Ucedé, un partido de la derecha liberal. A los 19 años tenía un jefe. Se llamaba Carlos Maslatón, el actual libertario panelista de C5N que ahora se volvió fan de Cristina. En 1999 fue diputado provincial por el peronismo. En 2002, Duhalde lo colocó en la Ansés, una caja clave para su vida política y personal. En 2003, fue electo intendente de Tigre. En 2008, fue jefe de gabinete de Cristina. En 2009, intendente de Tigre nuevamente. En 2013 se va del kirchnerismo y se empieza a acercar a Macri. Es electo diputado nacional. En 2015, es candidato a presidente, enfrentado ferozmente a Cristina. Se transforma en uno de sus grandes opositores y divide al peronismo provocándole una dura derrota. En 2107 es candidato a senador, aliado de Macri. En 2019 se hace nuevamente kirchnerista y es elegido presidente de la Cámara de Diputados. En 2022 es electo ministro de Economía.

Agarra la famosa “papa caliente”. Su obsesión con ser presidente sigue intacta.

Zelig es una comedia muy divertida de Woody Allen, que ubica la historia en 1920 cuando un hombre empieza a padecer un extraño síndrome: aparece en distintos lugares mimetizado con su entorno. O mimetizado con su interlocutor. Ese hombre es Leonard Zelig (Woody Allen), que tiene la capacidad sobrenatural de cambiar su apariencia adaptándose al medio en el que se mueve. Digamos: un camaleón.

Eso hizo Massa en 2015 con el famoso “TAJAÏ”, ¿te acordás? Como si no existiera la interconexión de las redes, la campaña de Massa en 2015 incluyó spots en distintas tonadas, según el público o la provincia a la que iba dirigido. Los imitadores se hicieron un festival.

El acto del 25 de mayo, con Cristina como lideresa, dejó una foto confusa, con múltiples interpretaciones.

Acto por los 20 años del comienzo de la presidencia de Néstor Kirchner.  El 25 de mayo la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner encabeza el acto.
Acto por los 20 años del comienzo de la presidencia de Néstor Kirchner. El 25 de mayo la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner encabeza el acto, por Santiago Filipuzzi.

Algunas gargantas profundas del Instituto Patria afirman que la candidatura presidencial de Massa está complicada y que el verdadero candidato a presidente va a ser el niño mimado de Cristina, Axel Kicillof.

Audaz, como es, Massa echó la rodar la versión de que Washington ve con buenos ojos su candidatura presidencial. Incomprobable. ¿Quién va a confirmarlo? Y sobre todo: ¿quién va a desmentirlo?

Anotá este nombre: Gustavo Martínez Pandiani. Funcionario de la Cancillería, es el hombre que lo conecta a Massa con el establishment político norteamericando, sobre todo con el sector republicano. Esa sí que es lo que aquí llamaríamos la derecha.

Decime qué tiene que ver esto con Wado de Pedro o con Máximo Kirchner. Te llevo a 1998. Massa tiene 26 años. Es un joven ambicioso y viaja en un tren. En otro tren. No es cualquier tren. Es vocero de Palito de Ortega, que integra la fórmula presidencial del peronismo, junto con Eduardo Duhalde. Ese tren bizarro cruza de Ushuaia a La Quiaca. Se llama “el tren de la Esperanza y la Victoria”. Es plena campaña electoral. Ese joven ambicioso, pero ignoto, picotea la cabeza del caudillo bonaerense aprovechando las horas muertas de la travesía. “Yo quiero ganar Tigre”, le dice al oído.

Con un barón eterno como Ricardo Ubieto, Tigre siempre había sido imposible para el peronismo. Para sacárselo de encima, Duhalde le responde: “Bueno pibe júntame las cabezas de todo el peronismo de Tigre y después hablamos”.

Unos años más tarde, aquella relación con Duhalde, construida arriba de aquel tren remoto, finalmente rendiría sus frutos. Con apenas 30 años, en 2002, Massa recibe una de las cajas más grandes de la política: la Anses.

En 2019, Massa estuvo a punto de integrar Cambiemos.

Poliamoroso flexible, políticamente hablando, coqueteaba al mismo tiempo con María Eugenia Vidal y Máximo Kirchner. Y en sus ratos libres, con Margarita Stolbizer.

A mediados de aquel año, en plena crisis recesiva, Macri se convenció de que debía incorporar a Massa a su esquema de poder, si quería tener chances electorales. María Eugenia Vidal sería la candidata a gobernadora de ambos, de Macri y de Massa y, lo más importante, el peronismo permanecía dividido. Pero, en el medio, sucedió lo inesperado. O lo esperado, según se mire.

Massa desapareció durante 48 horas de todos los chats cambiemitas. Macri empezó a temer una traición. No se equivocó. A los dos días, Massa reapareció blanqueando su romance político con Máximo Kirchner, con quien se venía reuniendo, en secreto, desde hacía tres años.

El fruto de ese vínculo es la foto de vimos este jueves, en el acto del 25 de Mayo. ¿Massa aprendió de su ahora nueva jefa política?

Durante el acto del jueves en la Plaza de Mayo, Cristina, que fue muy menemista en los ‘90 junto a Néstor Kirchner, destruyó el modelo del riojano en un discurso solo dirigido a sus fieles. Pero en 1994 decía exactamente lo contrario.

Massa y Máximo empezaron a reunirse secretamente en el primer semestre de 2016, en la quinta de Wado de Pedro, en Mercedes. ¿Viste? La historia es circular. Y como diría Cristina: todo tiene que ver con todo.

Massa fue haciendo su trabajo sobre la cabeza de Máximo hasta que, a fines de 2019, el hijo logra ablandar a la madre.

La reconciliación con el viejo traidor fue en su oficina del Senado.

Massa se lleva este domingo a Máximo Kirchner a China. Tiene 28 horas de avión en el crema del cielo para picotearle la cabeza, como hace 25 años hizo con Duhalde. Imaginate. ¿Qué busca? Si tiene emocional y políticamente al hijo, tiene a la madre.

Zelig-Massa es un jugador audaz.

Laura Di Marco

Seguir leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La trama del poder

LA EDITORIAL DE LAURA DI MARCO

Publicado

el

Antes del episodio de hoy, les recordamos la editorial del sábado pasado, 6 de abril, donde hablamos de todo un poco: Milei, ¿nueva era liberal o paréntesis? ¿Qué significa el nuevo realineamiento internacional de la Argentina con Estados Unidos? Además, ¿es posible que en 2024 alcancemos un dígito de inflación? En vivo, estuvo el economista Miguel Boggiano, el ex embajador Diego Guelar y presentamos una investigación exclusiva sobre el fondo fiduciario del fin del mundo. 

Cristina Kirchner admite que hay un manual de operaciones del propio peronismo para sacar a los no peronistas del poder, y que este manual le fue aplicado a presidentes anteriores y actualmente a Milei. Venimos de una semana de toma de edificios públicos y de un paro de ATE por los despidos en un estado al que los Kirchner hicieron entrar a más de un millón de personas, algunas de las cuales entraron por militancia rentada. Ahora están buscándole la vuelta para sacar del poder a Milei. 

A cien días del gobierno de Milei, todavía no pudo sacar ni una sola ley. Pablo Moyano amenazó con un paro si no se oficializan los acuerdos salariales de camioneros. 

La CGT analiza un gran paro general para el primero de mayo, Daniel Catalano, uno de los más duros sindicalistas de ATE está pidiendo un “paro intergaláctico”. 

Ricardo Quintela, el gobernador de la Rioja, le pidió a la CGT que convoque a un paro de 24, 48 o 72 horas. 

Una de las preguntas de la política es: ¿Milei puede construir una nueva era, un país liberal? ¿O sólo es un paréntesis entre él y la casta? 

En el peor momento del ajuste, ahora, el apoyo a Milei subió en marzo con respecto a febrero, aunque su imagen negativa es más alta que la negativa. 

El ministro Nicolás Caputo dijo que la inflación de marzo podría ser del diez por ciento. Las consultoras hablan de un 12 a un 13 por ciento. 

Sebastián Fernández Spedale es director de Fixer y dice que Milei tiene crédito social y que hay un sentimiento de paciencia. El 54 por ciento de los encuestados cree que Milei va a bajar la inflación, y que necesito de 6 meses a un año para lograrlo. El director de la consultora Sinopsis, Lucas Romero, da una explicación: “Si sufro mucho tiempo voy acumulando un deseo de cambio, que se vio en las elecciones del año pasado. A esta sociedad se le construyó la expectativa de que ese cambio iba a venir, pero que primero hay que sufrir”.

¿Cuánto de la base aeroespacial china creada en el 2014 y que Estado Unidos asegura que tiene fines militares tiene que ver con aquel giro en las alianzas internacionales que tejió Cristina después de la muerte de Néstor?

Lo dice el mismo presidente que se tuvo que exiliar por primera vez en democracia porque no pudo caminar en la calle.

Seguir leyendo

La trama del poder

Laura Di Marco: “Empezó la temporada del ‘Ah, pero Milei’

Publicado

el

El editorial de Laura Di Marco en La trama del poder, por LN+

16 de diciembre de 2023

Ir a notas de Laura Di Marco

Laura Di Marco

PARA LA NACION

Estamos ante un experimento raro, atípico en la Argentina. Pasamos de estar gobernados por la mentira, la trampa, el engaño, el escrache, el robo y la persecución contra los que piensan diferente a un presidente que muestra la realidad con total crudeza. Y a un ministro de Economía que, en lugar de la zaraza, habla con una honestidad brutal. ¿Cómo puede salir este experimento de un outsider en el poder? Nadie lo sabe.

Entre la gente, hay sentimientos encontrados: esperanza, miedo, preocupación por la disparada de los precios, sensación de reparación (hoy en plaza Lavalle y la quita de choferes, autos, ventas de aviones), incertidumbre. Todo eso junto. Pero mientras todo esto pasa, ya arrancó la temporada del “Ah, pero Milei”.

Milei lleva apenas una semana en el poder y los que dejaron una tragedia social: 150% de inflación, 20 millones de pobres4 millones de indigentes y 6 de 10 pibes que no comprenden la idea central de un texto, ya quieren resultados inmediatos mientras estuvieron en estado vegetativo 4 años.

Un excanal oficialista, ahora opositor, salió a buscar declaraciones en contra del presidente no peronista que recién asumió. Fueron a un tren, donde viaja la gente que trabaja y se encontró con que la mayoría de los entrevistados respondían de manera favorable no solo sobre el nuevo Presidente sino con sus decisiones.

En tanto, el líder del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, que planea la primera marcha contra Milei para el 20 de diciembre, dice que la gente está “aterrorizada” con el plan Caputo. ¿Cómo habrá medido tan rápido el humor social? ¿Tendrá una consultora, Belliboni y asociados tal vez?

Lo que no cuenta Belliboni es cómo explota a quienes lleva a sus marchas. ¿Terminará con este chantaje a los que menos tienen el protocolo antipiquete que Patricia Bullrich presentó esta semana?

Por su parte, el legislador Gabriel Solano dice que “el pueblo” está en estado de guerra. Insisto: a una semana del nuevo gobierno. Es todo raro. Solano, que sacó un 2% de los votos se autopercibe como el “pueblo”, mientras que a Milei, que sacó 14 millones de votos -y fue votado por casi el 56 por ciento de los argentinos lo ubica en el antipueblo.

La izquierda argentina es desopilante. La gente también votó vivir en paz: lo que no significa anular el derecho a la protesta, consagrado por la Constitución, sino garantizar otros derechos: circular, estudiar, trabajar, incluso tener otras ideas. Pero [Luis] D’Elía no se siente cómodo con la paz. Y está nervioso, como dirá Carolina Losada.

Otros que se despabilaron de la anestesia general que les aplicó el gobierno peronista son los gordos de la CGT, que llevan década en sus poltronas. Le preguntaría a uno de sus directivos, Héctor Daer, si el 930% de inflación que acumuló tu gobierno, el de Alberto Fernández y tu candidato Sergio Massa, al que no le hiciste un solo paro -ni uno solo- no es un brutal ajuste sobre la gente, ¿qué es?

Si este bestial deterioro del salario real, durante los cuatro años en los que estuviste momificado, no es un ajuste salvaje ¿Qué es? Daer, ¿te acordas de cuántos paros le hiciste a los gobiernos de tu palo y a los que no son de tu palo? ¿Sabés cuánto tienen de imagen negativa vos y los gordos de la CGT Daer? 80% de rechazo social.

Después están los Capitanich de la vida, que dejaron el edificio de la casa de gobierno del Chaco como quedó la Argentina.

Lo mismo pasó durante los primeros meses del gobierno de Macri: habían destruido, con una increíble crueldad, hasta el registro de los beneficiarios de planes sociales para complicarle la vida, no al nuevo presidente, sino a los que más sufren en la Argentina.

Después de exigir presencialidad del 100% en el Estado, el presidente Milei tuiteó un con la Casa Rosada desbordada de gente, incluso la Plaza de Mayo. Y nuestra colega Liliana Franco, puso un tuit donde contó que el lunes 13 de diciembre aparecieron 700 personas en Casa Rosada que jamás habían ido a trabajar.

Un dato importante: el 65 % del gasto estatal se va en salarios estatales y jubilaciones. La consultora TrespuntoZero y el Grupo de Opinión Pública hicieron una encuesta sobre el conflicto y el grado de acuerdo sobre el ajuste.

EL 63% de los encuestados está de acuerdo con el ajuste. Después la consultora pregunta a quién debería afectar el ajuste. Y la mayoría responde: “no a personas como yo” ¿Y a quiénes, entonces?

  • El 93% opina que se debería recortar el gasto político.
  • El 54% le apunta a los planes sociales.
  • El 35,2% cree que la motosierra debería pasar por la obra pública.
  • El 33,9%, por los subsidios al transporte
  • Otro 30,3% le apunta a los subsidios a la luz, el gas y la luz.
  • El 61,5% cree que habrá mucha conflictividad social.

Milei tiene una gran oportunidad, sobre todo por los impresentables que tiene enfrente como oposición. La pregunta es: ¿aguantará la gente el ajuste ortodoxo que plantea, sin compensar a la clase media y a la clase media baja, que no recibe ayudas?

Laura Di Marco

ln-mas
Seguir leyendo

La trama del poder

Laura Di Marco: “Milei, ¿nueva era o un nuevo peronismo?”

Publicado

el

El editorial de Laura Di Marco en La trama del poder, por LN+

9 de diciembre de 2023

Ir a notas de Laura Di Marco

Laura Di Marco

Este domingo arranca una nueva era en la Argentina. La de un presidente libertario con poco poder territorial, pero con una narrativa muy potente. Tan potente que logró hacerle entender a la sociedad, sobre todo a los sectores de menos ingresos, qué es un ajuste, que vienen por lo menos seis meses muy difíciles donde van a aumentar los precios y por qué es necesario este proceso doloroso para que la Argentina salga adelante. Después si la gente lo aguanta, es otro tema.

Muchas preguntas sobre el nuevo Presidente, pero una de ellas es: ¿Viene a inaugurar una nueva era? ¿Es un paréntesis entre dos peronismos? ¿Cómo viene sucediendo en la Argentina con los gobiernos no peronistas? o ¿Es un nuevo peronismo?

Este sábado le hice esta pregunta a Andrés Malamud en la radio y esto me dijo: “Milei si tiene algo claro es que no puedo gobernar con lo que tiene. Cero gobernadores, 10% de la Cámara de Senadores, 15% de la de Diputados. Su primera alianza fue con Macri, pero con lo que tiene Macri en las cámaras, no tiene para evitar un juicio político cuando su popularidad caiga como consecuencia del ajuste. Necesita ampliar esa alianza y solo la puede ampliar para el lado del peronismo”.

Una primera conclusión: Milei es mucho mejor presidente electo que candidato. Lo que mostró en estos días es pragmatismo, flexibilidad, un rasgo que no le conocíamos. ¿Cómo reaccionará Macri, al ver que Milei se recuesta sobre el peronismo no kirchnerista y no sobre él?

Esta semana Macri hizo este tuit, donde ubicó las incorporaciones de Patricia Bullrich, Luis Caputo y Luis Petri como un “compromiso personal” para la nueva etapa. Traducido: no es el Pro el que se integra al mundo libertario sino individualidades y que se integran en un primer tiempo, como fusibles. Eso dice Macri.

Macri está molesto porque fue padrino del acuerdo con Milei, pero no es padrino del gobierno de Milei. Las redes lo mostraron este movimiento con humor.

Tenés que tener en cuenta que Milei asume con una estructura política muy débil. Este esquema te explica por qué mañana no le va a hablar a la “casta” en la Asamblea Legislativa, aunque esté haciendo acuerdos con la casta, sino a la gente.

Son gestos simbólicos de los que, se espera, Milei tenga para estos meses donde no va a haber plata. Si no hay plata, al menos que haya símbolos de que privilegia a la gente, sus votantes, y que castiga a la “oligarquía” política. El país que hereda Milei, es escalofriante.

Justamente este sábado hablaba con Agustín Salvia, el director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, a mi juicio el investigador más serio, objetivo y prestigioso en la medición de la pobreza y me decía: “hay que desacoplar el 45 por ciento de pobres que arrojó la última medición”.

Un 30% es pobreza sistémica. Pero el otro 15% es clase media baja que se fue a la pobreza en la última década y que se puede recuperar con una macroeconomía sana.

Esos nuevos pobres -muchos de ellos votantes de Milei- quieren autonomía, libertad y detestan a los Belliboni de la vida. Los movimientos sociales le preparan a Milei su primera marcha para el 20 de diciembre, a 10 días de asumir.

Pero yo te pregunto, a contramano de la preocupación de todo el mundo: ¿tendrán legitimidad, prestigio, los Belliboni, los Grabois de la vida frente a una sociedad que cambió? Es una pregunta. ¿Y cómo puede hacer Milei para asegurarse la gobernabilidad?

Una alianza con un sector del peronismo no kirchnerista, a través de Guillermo Francos, su ministro del Interior. El primero en subirse el motorhome es Juan Schiaretti. Milei arrasó en su provincia. Otro integrante es Domingo Cavallo.

Schiaretti y Domingo Cavallo están presentes en el gobierno de Javier Milei a través de distintos funcionarios, que les responden. Daniel Tillard, que va a presidir el Banco Nación y Osvaldo Giordano, que estará a cargo de Anses, antes fueron funcionarios de Schiaretti.

Daniel Tillard sería el elegido para comandar el Banco Nación.
Daniel Tillard sería el elegido para comandar el Banco Nación.

Otros tripulantes del motorhome. Peronistas no kirchneristas. Marco Lavagna sigue en el Indec, Daniel Scioli como embajador en Brasil y Flavia Royón, hasta ahora funcionaria de Massa, también se queda en la secretaría de Energía.

Milei arrasó en el interior del país, más que en CABA y en la provincia de Buenos Aires, por eso Guillermo Francos negocia con gobernadores peronistas. Gustavo Sáenz, el gobernador de Salta, también se subió al motorhome. Es otro ejemplo

Sáenz fue aliado de Massa. Flavia Royón responde también al gobernador salteño y al grupo del banquero Jorge Brito. Acá se deja ver una parte del nuevo esquema de poder con el que te vas a encontrar a partir del lunes.

Según cuenta Carlos Pagni esta semana en LA NACION: Sáenz está armando con los gobernadores Alberto Weretilneck, de Río Negro; Oscar Herrera Ahuad, de Misiones; y Rolando Figueroa, de Neuquén un bloque autónomo en el Congreso que sería funcional a Milei.

Este es el acuerdo pragmático que viene negociando Guillermo. Francos, que en los noventa, igual que Schiaretti, trabajó con Domingo Cavallo. Mientras tanto, se termina una era porque el viernes fue el último día de Alberto Fernández en el poder y dio una cadena nacional explicando sus hitos. Mirá sus hitos:

Laura Di Marco

Seguir leyendo

Trending