Seguinos

Columna LN

Macri planea su segundo rescate

Publicado

el

En su interior, Mauricio Macri sabe que no va a volver a ser candidato a presidente. Sabe que no quiere, aunque juegue a que quiere. No es una sensación solitaria. Y aunque no lo digan abiertamente, no son pocos los dirigentes de Cambiemos –la vieja marca con la que Macri llegó al poder en 2015– que quedaron tan desgastados de lidiar con un Estado tomado por otros dueños, con los instrumentos de navegación rotos, un empresariado formateado, en gran medida, en la mentalidad populista, la mafia sindical y los Grabois de la vida, que prefirieron correrse y no volver a poner los pies en el barro.

Nadie cuenta demasiado esta experiencia, la de un gobierno no peronista en el poder. Algunos no solo se corrieron definitivamente de la política o volvieron al sector privado, sino que se enfermaron. No es el caso de Macri. Él aspira a seguir siendo el inspirador del cambio, el líder, el formateador de una nueva alianza en el poder. Pero no el ejecutor.

Si se dejan a un lado las proyecciones personales o las conjeturas de los análisis clásicos de la política, ese deseo –o, mejor dicho, ese no deseo– es bastante evidente para cualquiera que lo visite en su nueva oficina de la calle Alberdi, en Olivos. “Yo lo tengo que sentir”, les confiesa abiertamente a sus visitantes. Y el problema es que no lo siente.

Ambivalente. Esa mezcla de sentimientos tenía cuando perdió, en 2019, con el 41% de los votos. Lo sabía: había una parte de él que se sentía liberado al tener que dejar aquella silla eléctrica. Sentimientos encontrados que se le vienen a la mente, cuando piensa en repetir el experimento, como quien fantasea con la vuelta a una pareja tóxica. Entonces, cuando se tienta, reingresan a su memoria las 14 toneladas de piedras y las frases extorsivas, como las que escuchaba en 2018, su ministro de la Producción, Francisco Cabrera, de las delegaciones sindicales: “Ustedes no llegan ni a noviembre”.

¿Y su núcleo duro? ¿Ese voto macrista que está esperando que sea él? Su tarea, cree, es hacerles comprender que él puede inspirar un cambio, sin necesidad de volver a ser presidente.

“Vos tenés que ser el candidato, Larreta no va a cambiar nada”, esa es la frase que escucha Macri cuando lo visitan algunos periodistas o analistas políticos famosos. Una frase que, por muchas razones, lo divierte. La palabra “cambio” se volvió un término en disputa, que hasta Máximo Kirchner busca capturar. El hijo de Cristina se queja porque la coalición opositora le “robó” una palabra que, según él, le corresponde al kirchnerismo. “El cambio somos nosotros”, dice, sin sonrojarse. Escuchar la palabra “robo” en boca de Máximo no deja de resultar una rareza.

El entorno de Macri recibió con un poco de sorna la frase que Horacio Larreta dejó esta semana en LN+. “Puedo enfrentar a cualquiera en una interna. A Macri o a cualquier otro”. En las oficinas del expresidente, un hombre de su confianza lo resumía así: “Y, bueno, si Horacio quiere perder, que entre en la cancha”.

Las tensiones en Pro por la carrera hacia 2023 y la diferenciación de una porción de la UCR, hoy recargada, con relación al macrismo puro son lentas pero evidentes. El contexto político propicia y multiplica las ambiciones de la oposición. Las encuestas serias relevan que cualquier presidenciable de JxC, si las elecciones fueran hoy, le ganaría a cualquier figura del oficialismo: por eso todos creen que pueden ser.

El punto, para Macri, remite al título de su nuevo libro: ¿ser para qué? La palabra “cambio” no representa lo mismo para todos.

Macri cree que no solo el peronismo ha sido secuestrado por Cristina, sino que su propia alianza también fue secuestrada, en parte, por el populismo. Secuestro y rescate son palabras con resonancias pesadas en su historia personal.

El politólogo Andrés Malamud, ligado al mundo de la UCR y a la candidatura de Facundo Manes, lo interpreta así: “Macri piensa que el 70% del radicalismo es populista, que contagió al 30% de Pro, que es Rodríguez Larreta. Fijate que está poniendo a Rodríguez Larreta no solo como populista, sino como minoritario. Asume que el 70% de Pro es macrista. Macri busca marcar la agenda de esa alianza, y que la próxima coalición no sea populista sino ajustadora. Es decir, que haga lo que hay que hacer: lo mismo que antes, pero más rápido”. Tetaz, Quetglas, Carolina Losada, Loredo, el puntano Alejandro Cacace son sus hijos políticos radicales preferidos. Alfredo Cornejo es el líder del radicalismo amarillo. Macri lo admira porque supo ajustar a tiempo.

“Horacio, si no expresás el cambio no vas a llegar”, le aconsejó, hace unos meses, el fundador de Pro a Larreta, que quiere poner al 70% de la política adentro de su proyecto político. Un porcentaje que necesariamente incluye a los gobernadores peronistas no kirchneristas: Schiaretti, Perotti, Uñac. Macri escucha el nombre de Schiaretti y se le eriza la piel. Aún está fresca en su memoria su fallida experiencia con los popes del peronismo republicano. Es que los mismos personajes con los que piensa acordar Larreta, con el cordobés a la cabeza, también buscaban acordar con él, después de su triunfo en 2017. Entonces, los representantes territoriales de la Argentina productiva querían ir, aparentemente, hacia un país sensato, junto con el sello Cambiemos. Pero fue justo ahí cuando Cristina tocó el silbato. Y apenas lo hizo, se fueron con ella y los dejaron solos, a él y a Miguel Pichetto, que los articulaba. Despechos de la política que lo dejaron marcado.

En la intimidad, se pregunta, igual que María Eugenia Vidal: ¿qué incentivos pueden tener los gobernadores peronistas para acordar con un futuro próximo gobierno de Juntos por el Cambio? Más bien, les conviene denunciar el ajuste. Macri sigue incluyendo a Vidal como presidenciable. Tal vez porque su nombre le sirve para quitarle votos a Larreta en una interna.

Para Macri, el Pacto de la Moncloa o el acuerdo político de Israel, en los 80, que convirtió a ese país en una potencia, son ejemplos de un “mundo ideal” impracticable en la Argentina. Está convencido de que, lo que se amplió con respecto a 2015 es la conciencia de los argentinos: hoy la mayoría está por una transformación de shock al principio, aunque tenga un alto costo social. En 2015 la ecuación era al revés. “Me tocó lo peor”, dice. Y hace cuentas: el año pasado Larreta estaba arriba en cualquier sondeo, hoy el panorama se invirtió: la que está arriba es Patricia porque sintetiza mejor el cambio de la Argentina.

En su melodía política, Larreta debería salir, cada vez más, de su zona de confort, la conciliación, e ir hacia la confrontación con la Argentina de los Moyano, por poner una imagen que todo el mundo entiende.

Pero ¿y la derrota de Bolsonaro? ¿No le estaría dando la razón a Larreta? No. Fue casi un empate, especula. En el mundo se consolidan los liderazgos fuertes. ¿Larreta será blando?

Secuestrado. Así arranca el flamante libro de Macri, Para qué, con la historia del trauma de su secuestro en los 90 y el corolario de una inesperada liberación, que no fue solo física sino, sobre todo, emocional. “Mientras estaba encerrado en una caja de 2×2 me preguntaba para qué y qué quería hacer realmente con mi vida”. Paradójicamente su secuestro lo liberó del mandato de un padre dominante, que le había diseñado el destino: ser su sucesor. Lo malo, a veces, puede ponerse al servicio de lo mejor.

Encerrado, planeó su primer rescate. Liberado, hoy planifica el segundo. El segundo rescate apunta a liberar a Juntos por el Cambio de las garras del populismo.

Por Laura Di Marco para lanacion.com.ar

Seguir leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columna LN

24 de Marzo: la memoria profanada

Como una caricatura de sí misma, rodeada por el ecuatoriano Rafael Correa, condenado en varias causas por corrupción, y por el colombiano Ernesto Samper, cuya campaña presidencial de 1994 fue financiada por el narco, Cristina Kirchner cerró el martes un panel del III Foro Mundial por los Derechos Humanos, en el marco de un nuevo aniversario del golpe militar de 1976.

Publicado

el

22 de marzo de 202317:59

Ir a notas de Laura Di Marco

Laura Di Marco

Se trata de un evento en el que, entre figuras filokirchneristas, se conmemoran los 40 años de la recuperación democrática, como si la democracia fuera una conquista privada de Cristina y sus amigos. Ya es polémico que el 24 de marzo, uno de los días más trágicos de la historia argentina, sea un feriado que pueda asociarse con la idea de un “festejo” o de un fin de semana turístico extra large.

“No me interesa si me van a condenar –declaró Cristina en el Foro–; lo que me interesa es construir un Estado democrático en el que las garantías de la Constitución no sean cartón pintado”. Lo llamativo de su arenga es que la hizo en el marco de un evento del que la oposición ha sido excluida, tal como visibilizó la diputada radical Karina Banfi, en un picante hilo de tuits: “El gobierno nacional organizó durante esta semana el III Foro Mundial de DD.HH. para ‘celebrar’ los 40 años de democracia. La oposición no fue invitada. No quieren que hablemos de las dictaduras que apoyan en la región o del estado de los DD.HH. en el país. ¿Les rompemos el relato?”, se preguntó, con ironía.

Vale la pena detenerse en algunas particularidades del Foro, auspiciado por el Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (Cipdh), agencia ligada a la Unesco, pero que mantiene su autonomía y que está dirigida por Fernanda Gil Lozano, una ex “lilita” devenida fanática militante kirchnerista. Gil Lozano formaba parte de la fuerza de Carrió cuando, en 2006, el Congreso declaró feriado nacional el 24 de marzo. Es decir, sinónimo de bombos, recitales y celebraciones. “Hace rato que la memoria ha sido profanada –advierte Norma Morandini, que era diputada en 2006 y votó contra esa ley–. Quienes somos opositores al Gobierno ya no podemos ir a la Plaza, donde el kirchnerismo solo se festeja a sí mismo. Antes, en cada 24 de marzo, mientras hacíamos ese ritual de duelo, nadie te preguntaba de qué partido eras”. Morandini tiene dos hermanos desaparecidos.

Otro de los panelistas estelares es el sindicalista Roberto Baradel, promotor de las escuelas cerradas y de la negación del derecho a la educación durante el año de la pandemia. Hugo Yasky también está invitado; preside la Comisión de Derechos Humanos en la Cámara de Diputados. Una comisión que permanece inactiva desde que él la preside. Cristina también invitó a Grecia Colmenares. Ojo, nada que ver con la actriz. Se trata de la líder de la juventud chavista, régimen investigado por la Corte Penal Internacional por sus crímenes de lesa humanidad.

Es obvio que, en semejante Foro, que no se privó de denunciar al “partido judicial”, es difícil que alguien exponga sobre los presos políticos en Nicaragua, los 23 asesinatos perpetrados por las fuerzas policiales durante la cuarentena en la Argentina, los 6000 niños ucranianos apropiados por Putin, la criminalización de la protesta en Cuba o las violaciones de los derechos humanos en Venezuela.

Recluidos en el sur, los Kirchner siempre fueron extraalfonsinistas. Digamos, más bien, que a Alfonsín lo “descubrieron” mucho después, cuando lograron cooptar con dinero a la mayoría de los organismos de derechos humanos. Pero mientras Alfonsín fue presidente lo despreciaban, junto con todo el arco del peronismo clásico. Esta semana, Cristina volvió a hacer gala de ese desprecio, en sintonía con el discurso mezquino de Néstor Kirchner en la Esma en 2004, cuando “olvidó” el Juicio a las Juntas. Ante los amigos de la región, ella volvió a autocelebrarse: “Cuando Néstor Kirchner llegó al poder, la agenda de derechos humanos no figuraba en ninguna encuesta”.

Durante su campaña presidencial, Alfonsín denunció un pacto militar-sindical. Aludía así a la colaboración de un sector del sindicalismo peronista en el exterminio de sus enemigos internos: las organizaciones armadas. Armando “Bombón” Mercado, marido de Alicia Kirchner y líder del Supe santacruceño, era socio político de uno de esos sindicalistas señalados por Alfonsín. Era, también, uno de esos dirigentes gremiales que les hacían favores a los militares y, justamente por eso, su esposa fue premiada con un cargo durante la última dictadura en Santa Cruz. Muy lejos en el tiempo y la geografía, dos jóvenes Kirchner aparecen en el diario Correo del Sur encabezando un acto ochentoso en desagravio de su cuñado, que a la vez ya era un incipiente financista del ambicioso matrimonio político.

¿Conocerán todos estos detalles los amigos de Puebla? Difícil. Con la memoria profanada, el relato suele aparecer más verosímil que los hechos.

Laura Di Marco

Seguir leyendo

Columna LN

Mujeres incómodas

Publicado

el

8 de marzo de 2023 00:05

Laura Di Marco

Muchos aún preguntan: ¿por qué hay un Día Internacional de la Mujer y no uno del Hombre? Un usuario mayor de 50, en Twitter, preguntaba esta semana, con genuina curiosidad. “En la Semana de la Mujer, consulto: ¿qué tareas esenciales para la igualdad entre la mujer y el varón aún quedan pendientes en la Argentina?”. Es curiosa esa pregunta sobre una desigualdad tan obvia, que puede medirse con datos oficiales muy concretos. Para el arranque, digamos que de cada 10 pobres en el mundo 7 son mujeres.

El World Economic Forum lo dice de otro modo: en un relevamiento realizado en 156 países llegó a la conclusión de que las mujeres están a 267, 6 años de distancia de la real paridad en términos económicos. Es que la pobreza no solo es de dinero, sino de tiempo.

https://imasdk.googleapis.com/js/core/bridge3.560.0_es.html#goog_1230736116
https://imasdk.googleapis.com/js/core/bridge3.560.0_es.html#goog_1230736118

Según la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo, con datos de 2021 para la Argentina, las mujeres emplean más de 6 horas de su día en tareas domésticas y de cuidados de otros, contra tres de los varones. Dicho de otro modo: el 70% de estos trabajos no remunerados, esenciales para el mantenimiento de la vida y la reproducción, están hechos por ellas. Tareas que las mujeres pagan con su tiempo. Un tiempo restado, por caso, a la construcción de una carrera, la generación del networking o el diseño de cualquier emprendimiento.

Como explica la economista Justina Lee, de Ecofeminita, el sector de cuidados y mantenimiento de la vida cotidiana es el que más aporta a la economía (15,9% del PBI), seguido por la industria y el comercio. Hasta el Papa, en su propio registro, habló de la inclinación de esa cancha en una entrevista reciente, que ofreció en el Vaticano. “Provengo de un país machista”, describió a la Argentina.

“Es insólito que todavía haya que explicar por qué se celebra el Día de la Mujer o el Día del Orgullo, aunque sé que vivimos en la Argentina, donde hay que explicar que el agua moja. Se celebran estos días para hacer visible lo obvio: la disparidad y la exclusión de mujeres y diversidades”, acerca Luis Novaresio, conductor de LN+, quien confiesa que vivió muchos años bajo el mandato patriarcal de que la orientación sexual no se cuenta. “Fue un error; hoy creo que quienes gozamos de cierta notoriedad pública tenemos la responsabilidad de hacer visible la diversidad para seguir reclamando la igualdad de oportunidades”.

Una de las dificultades, en la Argentina, para explicar que el agua moja es que la causa feminista ha sido apropiada –o, más bien, vandalizada– por el kirchnerismo, y que el debate se metió en la grieta. Esta dinámica corrosiva genera múltiples riesgos. El primero y más obvio es que el feminismo –ciertamente uno de los movimientos más vigorosos de las democracias liberales avanzadas– sea asociado con Cristina Kirchner y, por lo tanto, rechazado. Otro es que las mujeres políticas de la oposición, que sufren los prejuicios y la exclusión en sus propios espacios, se dejen robar esa bandera o traten de tomar distancia. El tercero es que, apalancadas por la radicalización del kirchnerismo, últimamente hayan brotado vertientes muy violentas, que promueven discursos de odio. Un odio que intoxica el mensaje.

Es paradójico: si la cultura machista tiene como valor central el sometimiento del otro (en general, del más débil), Cristina Kirchner podría ser una de sus exponentes máximas.

Pero sigamos con los datos. En el empleo formal, la brecha salarial es de casi el 25% (24,54%) a igual trabajo. A la vez, ellas tienen un 20% menos de acceso a las oportunidades laborales. Dicho de otro modo: el mundo del empleo sigue apostando por ellos. Según la Casa del Encuentro, en lo que va de 2023, hubo un femicidio cada 25 horas. Casi uno por día. Como vemos, no se trata de opiniones ni de “victimización”, sino de lo que describe la Encuesta Permanente de Hogares (Indec).

Pero la violencia puede asumir muchas formas. La física es la más visible, pero no necesariamente la más dañina. La influencer y nutrióloga Raquel Lobatón pone de relieve que la violencia estética está dirigida básicamente hacia ellas. Y se pregunta: “¿Cuánta energía, dinero y tiempo tenemos que invertir en producirnos? Y no es porque seamos más vanidosas, sino porque nos enseñaron que tenemos que competir entre nosotras para ver quién es la más bella. Nos enseñaron que nuestro valor reside en nuestra apariencia”. Mujeres incómodas las que mueven así el avispero.

Pero ¿y qué pasa en las cúpulas? ¿Quién toma las decisiones? Esto también se puede medir. El equipo de ELA (Equipo Latinoamericano de Justicia y Género) concluyó que, aun en aquellos espacios donde la participación de las mujeres es masiva y está por encima del 50% (educación, derecho, salud), su acceso a los puestos de la más alta decisión está lejos de la paridad: en educación es del 14%; en la Justicia Federal, del 20%. Y en Salud, por cada 10 directivos, hay 3 mujeres. Hay avances, es cierto, pero mucho más lentos de lo que se perciben.

Algunos pensarán: pero la persona más poderosa de la Argentina es mujer. Se llama Cristina Kirchner. Es cierto, aunque el poder de Cristina, heredado del imperio construido por Néstor Kirchner, la asemeja más a una monarca –a una reina peronista– que a una líder democrática. A pesar de su extraordinaria astucia, la lideresa del peronismo llegó adonde hoy está a través de los peldaños que le fue armando su marido. Que se entienda bien: no porque a ella le faltara habilidad, sino porque a la política argentina le sobran prejuicios.

A pesar de los evidentes y valiosos esfuerzos de la industria por incluirlas, el periodismo político y económico también sigue siendo autorreferencialmente masculino. Salvo excepciones, que las hay, a los medios de comunicación les sigue costando mucho incluir la palabra editorializante –el análisis– de una mujer en temas duros. Las mujeres, en todo caso, están para acompañar, orbitar, ornamentar con su belleza física; incluso, para brindar información, pero son pocas, poquísimas, las que verdaderamente lideran equipos en radio, televisión y la prensa gráfica. En una charla privada con funcionarias uruguayas, la primera dama Lorena Ponce de León, Loli, reveló un costado desconocido de su crisis conyugal con Lacalle Pou: “Me niego a ser el puré del bife”. Otra mujer incómoda.

A fines del año pasado, la encuestadora Poliarquía hizo un sondeo entre los integrantes del círculo rojo –empresarios, economistas, políticos, una mayoría de varones– y concluyó que los diez periodistas más respetables de la Argentina son varones. ¿Será que el círculo rojo no encontró a ninguna periodista respetable o que, a la luz del cuadro que mostramos, los prejuicios les impiden verlas?

No vemos el mundo como es sino a través de nuestros propios filtros, como los de Instagram.

Claro que hay cambios y signos evidentes de una cultura que está mutando. The New York Times, por caso, fue el primer periódico importante en incluir a una editora de género, Jessica Bennett, una periodista que escribe desde hace años sobre sexismo sutil. Esa violencia intangible, hecha de ideas y creencias, que hace aparecer a las mujeres como seres de menor valor.

Todo está en revisión, incluso las canciones románticas, hechas de hombres conquistadores y mujeres conquistadas. Ricardo Arjona armó un gran revuelo este fin de semana, en Montevideo, cuando se quejó de la “pérdida de poder” de los varones. Del otro lado del charco, la psicóloga Virginia Gawel, otra mujer que incomoda sanamente con sus palabras, le responde con la idea de paridad. “Para que haya una verdadera pareja, la mujer tiene que tener un lugar igual de valioso que el hombre. Pareja es paridad”. ¿Cambiará las letras de las canciones de amor?

Laura Di Marco

Seguir leyendo

Columna LN

Ricardo López Murphy apuntó a la conducción de JxC por resistirse a un acuerdo con Javier Milei y José Luis Espert

El referente de Republicanos Unidos se refirió a los debates internos en la coalición opositora y abogó por un liderazgo claro; su programa para la “estabilización” del país.

Publicado

el

1 de febrero de 2023 07:50 LA NACION

El diputado Ricardo López Murphy se refirió este martes a las internas en Juntos por el Cambio de cara a las elecciones, criticó a la mesa directiva de la coalición y pidió considerar la apertura hacia figuras como Javier Milei y José Luis Espert. “A veces la conducción hace tonterías y las tenemos que corregir”, afirmó en declaraciones a LN+.

En el programa +Noticias a la noche, López Murphy tomó distancia de la declaración que hizo la mesa nacional de Juntos por el Cambio meses atrás cuando le cerró la puerta a un acuerdo con Milei. “Jamás hubiera planteado lo que pasó, ni hubiera expresado esos temores”, señaló.

En este contexto, comparó el debate actual en torno a una posible alianza con el economista libertario con la persecución que puede realizar un hombre para intentar conquistar a una mujer. “No es posible, ni sensato”, advirtió en el ciclo conducido por Laura Di Marco y Hugo Macchiavelli.

López Murphy tomó distancia del rechazo de la conducción de JxC a Milei.
López Murphy tomó distancia del rechazo de la conducción de JxC a Milei. Marcelo Manera

El también referente de Republicanos Unidos se mostró predispuesto a avanzar en un acuerdo con José Luis Espert, quien encabeza Avanza Libertad en la provincia de Buenos Aires. “Fue un error enorme no haberlo incorporado en 2021″, señaló. Opinó lo mismo respecto de Cynthia Hotton, quien asumió recientemente como funcionaria en el gobierno porteño.

López Murphy se mostró convencido de que ambos dirigentes “van a estar dentro de la coalición” y afirmó que ya explicitó su “apoyo” para que Espert sea parte de Juntos por el Cambio. Recalcó que un acercamiento podría “cooperar” para que la oposición tenga un “triunfo” importante que aporte a “la gobernabilidad” del país. “Para mí es el problema más grande que tenemos por la decadencia institucional que hubo”, dijo.

La elección en la provincia de Buenos Aires y en el país nos lleva a un riesgo, que elijamos a un gobierno débil”, expresó. El dirigente alertó que la próxima administración heredará “una situación extrema”. Y amplió: “El votante puede consagrar un gobierno con fortaleza, equipo, voluntad, y con un programa firme y resolutivo, o se arriesga a otra situación”.

López Murphy aseguró que apoyaría el ingreso de Espert a JxC.
López Murphy aseguró que apoyaría el ingreso de Espert a JxC.Twitter

En ese sentido, objetó las rivalidades políticas internas y sostuvo que Juntos por el Cambio “tiene que ordenar su discurso, y presentar su programa con claridad y sin subterfugios para “proveer una narrativa vigorosa”.

“Uno de los errores es crear una competencia personal. En lugar de hacer tanto énfasis en las candidaturas, tenemos que concentrarnos en el programa y en las reglas de juego. Y así, a los abanderados a los que les toque, tendrán que llevar el programa en común”, manifestó.

Plan para la estabilización

Ricardo López Murphy desarrolló una serie de puntos que consideró imprescindibles para que el país pueda alcanzar un camino de estabilización, que implica frenar la emisión monetaria, atacar el déficit fiscal y tender a una acumulación de las reservas.

El primero de esos pasos, según detalló, es que el Banco Central sea efectivamente independiente. “Hay que tener un Banco Central autónomo, que no le conteste el teléfono al presidente de la República, ni a ningún político” enfatizó. Y, a su vez, pidió en paralelo, que haya una ley que nomine a los directores del organismo “con la venia del Senado y con procedimientos extremadamente difíciles de remoción”, similares a los que tienen los jueces de la Corte Suprema.

López Murphy solicitó asegurar una autonomía plena del Banco Central.
López Murphy solicitó asegurar una autonomía plena del Banco Central.

En tanto, aseveró que el país tiene que buscar un balance en su situación fiscal y propuso seguir el ejemplo del expresidente chileno Ricardo Lagos (2000-2006), que buscó reducir la dependencia de ese país de la minería. Así, sostuvo que se tiene que bajar su deuda por varias razones, pero una de ellas es “la tragedia” de la “reputación” que posee el país.

“El Banco Central tiene que reconstruir su patrimonio y la forma de hacerlo es acumular aproximadamente 15 puntos del producto, o sea 100.000 millones de dólares, y a lo largo de varios años tenemos que comprar sistemáticamente dólares”, explicó.

A su vez, consignó que se debe poner un tope a la deuda que el país puede colocar en lugares como “Nueva York, Fráncfort, o Tokio. Es decir, no recurrir a deuda estatal en el exterior”, salvo que se trate de acuerdos con organismos multilaterales.

“Esas cosas son vitales para que haya credibilidad, que ganemos genuinamente las reservas y que no haya trampas”, manifestó.

LA NACION

Seguir leyendo

Trending